viernes, 7 de noviembre de 2014

Obesidad y adolescencia

La obesidad se ha propagado por casi todo
el mundo a una velocidad mucho mayor de lo deseable.
Foto:
buenapraxisnews.blogspot.com
Autor: Doctor Alberto Quirantes Hernández

La obesidad se ha propagado por casi todo el mundo a una velocidad mucho mayor de lo deseable.

Esto se debe a cambios en la civilización. Trae aparejado la mayor ingestión de alimentos chatarra y un estilo de vida más sedentario. Se ingieren con los comestibles más calorías en relación a las gastadas.

O dicho al revés pero con igual resultado, se gastan menos calorías cuando se comparan con las ingeridas.


El exceso de calorías dentro del organismo conlleva con el paso del tiempo a su acumulación en forma de grasa corporal convirtiendo al individuo en una persona obesa en sus diferentes grados según sea el caso.

CUIDAR A LOS ADOLESCENTES

Aquellas personas con obesidad durante la adolescencia, sobre todo si es severa, pueden sufrir  tristes consecuencias en su estado de salud con el transcurso del tiempo.

Y esto debe ser informado a sus familiares para tomar medidas oportunas para evitar o revertir esta situación.

SE CONOCE AHORA

Es para casi todos conocido. Mientras más tiempo transcurra una persona con  exceso de peso corporal, existen mayores probabilidades de padecer de enfermedades del corazón, diabetes o algunos tipos de cáncer.

Pero quienes hayan estado severamente obesos durante su adolescencia tienen riesgo más elevado de serios problemas de salud en la etapa adulta como asma, enfermedades renales o falta de aire mientras duerme, cuadro conocido como apnea del sueño.

Es un número mayor de enfermedades a incluir en el listado de problemas de salud a enfrentar por los adolescentes en su futuro.

LAS PRUEBAS

Se publicó en la revista Pediatrics una investigación sobre la obesidad en la adolescencia realizada en Hospital Pediátrico de Cincinnati, en Ohio.

Fueron estudiados más de mil 500 adultos estadounidenses con severa obesidad entre los 19 y los 76 años de edad.

A todos se les investigó su peso a los 18 años y posteriormente fueron evaluados los problemas médicos relacionados con la obesidad.

Era esperado. El 96 por ciento de los participantes sufrían al menos una afección de salud relacionada con la obesidad.

Pero del total, un 29 por ciento eran obesos a los 18 años. Y entre ellos, un 13 por ciento severamente obesos.

LOS RESULTADOS DE LAS PRUEBAS

Quienes presentaron una obesidad severa y grave en la adolescencia analizada, mostraron un significativo aumento de graves problemas de salud en relación a quienes tuvieron un peso normal a los 18 años.

Asimismo exhibieron cuatro veces más probabilidades de sufrir de inflamación en las piernas con ulceraciones en la piel, tres veces más de probabilidades de tener limitaciones graves para caminar y una alterada función renal.

Además, muchas más probabilidades de sufrir de asma, diabetes, apnea obstructiva del sueño y síndrome del ovario poliquístico, donde los ovarios aparecen llenos de múltiples quistes.

LOS PADRES ALERTAS

Resulta necesario educar a los padres o a los familiares encargados de estos jóvenes sobre la prevención de la obesidad y los problemas de salud relacionados con el aumento del peso corporal.

Pero las medidas de tratamiento o prevención de la obesidad deben ser por todo el grupo familiar.

Es mayor salud para todos y también servirá de importante ejemplo a quienes debemos educar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario