lunes, 17 de noviembre de 2014

Curiosidades deportivas III: Del baloncesto y sus singulares historias

Foto: www.columbia.co.cr
Autor: Eugenio Martínez Cosme

Las curiosidades de hoy tienen que ver con el baloncesto, conocido también como “deporte ráfaga” por la afición cubana.

La primera de las historias tiene que ver con el surgimiento de esta disciplina, cuyo padre fundador fue el canadiense James E.Naismith, profesor de Educación Física en la Escuela de Entrenamiento de la Asociación Internacional de Jóvenes Cristianos (YMCA), en la ciudad estadounidense de Springfield, en Massachusetts.

El 15 de diciembre de 1891, Naismith tuvo la genial idea de convertir un aula en cancha deportiva. Debido al frío y mal tiempo de ese día invernal, el adiestrador pensó que sería mejor realizar las actividades atléticas en las aulas.

Ante la disyuntiva de qué hacer decidió inventar un juego. Lo primero que hizo fue clavar dos cestos para recolectar duraznos en los extremos opuestos del gimnasio.

Luego entregó una pelota a sus pupilos y preparó algunas reglas simples, cuya principal regulación era introducir el balón en las cestas. Así comenzó el baloncesto, deporte que evolucionó rápidamente y apenas comenzado el siglo XX ya era popular en las naciones europeas, sobre todo las más occidentales.

Superlativo error de la prensa

La otra nota llamativa es más reciente y tiene que ver con la NBA, liga de baloncesto de los Estados Unidos, conocida por agrupar a muchos de los mejores jugadores del mundo.

Allí, el 14 de junio de 2011, un día después de la derrota de los Miami Heats ante los Dallas Mavericks en la final del campeonato, un importante diario de la Florida cometió un gracioso, pero superlativo error.

En la portada, a gran tamaño y color se felicitaba al Miami Heat por la victoria que no habían conseguido.

Otra dato interesante es que el primer juego de baloncesto oficial se disputó el 11 de marzo de 1892.

El partido se celebró en la Universidad de Springfield y se enfrentaron equipos formados por estudiantes y profesores, con victoria para los alumnos de 5 a 1.

Asimismo, resulta curioso que al inicio los jugadores de baloncesto no eran muy altos, con promedios entre 1,75 y 1,80 metros, lo que nada tiene ver con las tallas actuales, donde la media de los equipos profesionales oscila entre 1,95 y dos metros.

Para los que gustan de la historia, sepan que el baloncesto se convirtió en deporte olímpico en la cita de Berlín, Alemania (1936). Naismith, creador de la disciplina, fue quien lanzó hacia arriba el balón en la inauguración oficial del encuentro.

Y por último, un dato de interés y que parece increíble. Les cuento que el jugador que más puntos anotó en un solo partido oficial es Wilt Chamberlain. La marca fue impuesta el 2 de marzo de 1962 durante un juego de la NBA. Chamberlain encestó la astronómica cifra de 100 puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario