sábado, 7 de mayo de 2016

La sandía o melón, sus beneficios



Beneficios de la sandía. (Foto: mejorconsalud.com)

Autora: Zoila Lorente

Conocida como melón o sandía en la mayoría de los países y originaria de África, esta planta se cultiva hoy en día de manera extendida por todo el mundo no solo por el sabroso sabor de su fruto sino también por los variados beneficios que ofrece a los seres humanos.

Perteneciente a la familia de las cucurbitáceas u hortalizas, predominan entre sus propiedades ser depuradora, detoxificante, antioxidante y tiene efectos sobre el sistema vascular que interviene en el proceso de la erección por su composición de aminoácido citrulina.

La sandía ofrece efectos refrescantes y diuréticos, en el aspecto nutricional solo aporta 16 calorías por cada 100 gramos, haciendo que se convierta en una verdadera aliada a la hora de adelgazar e ideal en las dietas consumidas por enfermos de diabetes o del corazón.

Igualmente es utilizada para calmar la sed de los enfermos con fiebre, contrarresta los gases intestinales, las bronquitis crónicas, es excelente para evitar calambres, ofrece mejoría en las anemias y en el funcionamiento intestinal.

Su color rojo proviene del licopeno, un antioxidante que también está asociado a la salud del corazón y para proteger al organismo contra el cáncer, incluyendo la próstata, mama, endometrio, pulmonar y el colorrectal.

Asimismo, es utilizada en las terapias para aliviar los síntomas del asma, la osteoporosis, la artritis, fortalecer el sistema inmunológico y tiene propiedades que previenen la diabetes y los niveles de glucosa en suero.

Posee una gran cantidad de fibra, lo que permite combatir el estreñimiento. Tiene una gran composición líquida que actúa sobre el riñón, permitiendo que aumente la producción de orina siendo ideal su consumo para quienes padecen de problemas de cálculos renales, ácido úrico o retención de líquidos.

Sin embargo, debido justamente a ese elevado contenido de agua, puede causar malestar si se consume después de las comidas, ya que diluye los jugos gástricos y retrasa la digestión. Por ello, resulta mejor tomarla en ayunas o a primeras horas de la mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario