lunes, 9 de mayo de 2016

La Habana perdona a Camagüey y pierde su primer partido en casa

Autor: Osmany Torres

En un partido muy entretenido y de constante acción en los arcos, La Habana se dejó sus primeros tres puntos en casa al caer 2x1 ante Camagüey en duelo correspondiente a la duodécima fecha del Campeonato Nacional de Fútbol de Primera División. El revés contra los Miuras bajó a los de Dariem Díaz de la cima de la clasificación al quedarse en 27 puntos por 29 Guantánamo, nuevo líder del torneo.


Con mucha intensidad y varios errores en los gestos técnicos se disputaron los primeros compases del choque entre capitalinos y camagüeyanos. La visita tuvo la primera ocasión de gol a los cinco minutos con un remate de Yaisniel Nápoles desde la izquierda del área que obligó a Danilo Torres a estirarse para evitar la caída de su arco.

Los anfitriones tuvieron la suya solo dos minutos después cuando Yasnay Rivero llegó a línea de fondo y puso el balón en el centro del área pero Andy Baquero la mandó por encima del larguero. Cerca del primer cuarto de hora Rivero volvería a dejar en evidencia a la defensa agramontina y servía una pelota de gol a Yosvani Vinent que solo el poste pudo rechazar.

En ese ida y vuelta constante de la primera media hora los locales lucían a gusto por la rapidez de sus extremos y la solidez del dibujo táctico situado en mitad del campo, donde la presencia de Armando Oramas, Daniel Luis Sáez y Vinent, daba mucho músculo para la recuperación pero poca circulación y tenencia de la esférica.

Sin generar mucho fútbol, los Miuras pudieron tomar ventaja en el marcador por la indecisión de Torres en salir a cortar un centro desde la derecha. Para suerte del meta de Boyeros Yusvani Caballero sacó sobre la línea el disparo de Armando Coroneuax.

Minutos después el propio Coroneuax ponía la pelota en juego desde el córner y su compañero Ángel Horta se llevaba las manos a la cabeza tras estrellar la redonda en el poste.

La mejor acción colectiva de los habaneros llegó a cinco del final de la primera mitad en una jugada de laboratorio a la salida de un saque de esquina, que el arquero camagüeyano Danilo Baro rechazó para mantener el empate sin goles.

En la reanudación Daniel Luis llegó solo al borde del área pero su remate raso no complicó a Baró, quien quedaría muy mal parado en su siguiente enfrentamiento con el mediocampista de Playa. Después de un pase filtrado de Baquero la defensa visitante fallaría en su intento de despeje y Daniel se plantaría solo ante Baró al que dejó sentado con un amague para definir a puerta vacía el 1x0 al 62´.

El gol en contra desarticuló a los Miuras que vieron como en ocho minutos los habaneros tenían otras dos ocasiones muy claras para sellar el encuentro. Primero Eddy Sanamé en el 66´, solo dentro del área chica, remató por encima del larguero un centro de Rivero. Luego el propio Rivero ingresó al área tras dejar atrás a su marcador pero no pudo batir por bajo a Baró en el 69´.

La Habana no capitalizó sus numerosas opciones y vio como en el tramo final los Miuras sacaban a relucir su garra para darle vuelta al tanteador. El primer aviso fue en el 79´con una doble ocasión que Torres logró desviar al córner de donde nacería el gol del empate.

Después de los habituales agarres y empujones en el centro del área, Andry Horta logró deshacerse de su marcador y cabeceó a las redes el 1x1 al minuto 80´. Siete minutos después los conducidos por Julio “Lulo” Valero silenciaron el Marrero con el 2x1 de Liván Pérez.

A pesar de que la afición desde las gradas y los jugadores habaneros desde el campo pidieron fuera de juego de Pérez, el principal válido la acción y lo que por momentos pareció una goleada en favor de los de Dariem Díaz, terminó en una desilusión que significó la primera derrota este año en casa y la pérdida del primer puesto de la clasificación.

Partidos como el de Camagüey podrían costarle el Campeonato al plantel capitalino que tuvo opciones para cerrar el choque pero su desacierto ofensivo dio vida a un equipo que lució perdido con el 0x1 en contra. Con lo ajustada que está la pugna por el título, los habaneros no pueden darse el lujo de perder un juego en los últimos diez minutos por falta de concentración y errores en las marcas.

La próxima salida de los muchachos de Díaz no parece complicada sobre el papel pero el hecho del viaje a Nueva Gerona y las condiciones del campo hacen del encuentro ante Isla de la Juventud un envite de cuidado.    




No hay comentarios:

Publicar un comentario