martes, 3 de mayo de 2016

Leicester City: "El Milagro inglés"


Los protagonistas del "milagro" del Leicester City.
Foto: marca.com
Autor: Michel Ortega de Armas
¡Y finalmente se cumplió! Ese cuento de hadas donde la Cenicienta de ser maltratada por sus hermanas y madrasta termina por convertirse en princesa se ha hecho realidad una vez más en la Premier League. Ahora la famosa historia de los hermanos Grimm tiene un nombre propio distinto: se llama Leicester City.

Cuando hace par de campañas este club llegó a la primera división de Inglaterra nadie se atrevía a soñar más allá de conseguir la permanencia por año, sobre todo luego de que tuvieran que bregar en contra de la corriente desde la League One, lo que vendría siendo una tercera categoría.

Todo cambió con la llegada al palco presidencial de Vichai Raksriaksorn, magnate tailandés propietario del consorcio King Power International, quien inyectó en el club el dinero necesario para empezar a forjar el sueño.

Sin embargo, la permanencia en un torneo de élite como la Liga Inglesa para un conjunto modesto nunca es sencilla, y así se evidenció la pasada temporada, cuando el Leicester a nueve jornadas del final permanecía peligrosamente en puestos de descenso. Por suerte para ellos el “susto” de verse nuevamente en segunda división los impulsó a vencer en siete encuentros y ganarse el derecho a soñar un año más.

Un acontecimiento desagradable terminaría por cambiar el destino de los foxes, Nigel Pearson abandonaba el banquillo de los de Leicestershire tras un escándalo durante una concentración del equipo en Tailandia en el que se veía involucrado su hijo James.

Es entonces que el 13 de julio de 2015 se hace cargo del conjunto el italiano Claudio Ranieri. El experimentado ex entrenador de conjuntos como Juventus, Inter de Milán, Atlético de Madrid, Chelsea y Mónaco, por solo citar algunos, sorprendía en las primeras jornadas con tres victorias y dos empates.

Pero incluso cuando al terminar la primera fase del campeonato el Leicester compartía el liderato con el Arsenal, pocos presagiaban que duraría la felicidad del pobre; los más optimistas esperaban al menos una clasificación europea para la próxima campaña.    

Los más poderosos estaban seguros del resbalón de los zorros, en una de las ligas con mayor cantidad de dinero invertido; con conjuntos como el Manchester City, Manchester United, Chelsea, Arsenal y Liverpool gastando cifras multimillonarias en reforzar sus escuadras. Sin embargo, por suerte aún en el deporte el dinero no lo es todo.

Hasta los más escépticos comenzaron a tener dudas cuando el Leicester derrotó en Etihad al Manchester City. Con la confianza reforzada los dueños del King Power Stadium mantuvieron su paso frente a grandes y chicos por igual, aguantando el embate de Arsenal y Tottenham, hasta este domingo, donde un empate de los spurs frente al Chelsea terminó por cumplir el sueño y cambiar el apodo del conjunto a “Milagro inglés”.   

Los protagonistas de la Odisea

Varios son los nombres propios de la hazaña del Leicester City, que en Inglaterra no encuentra referentes desde que en 1978 el Nottingham Forest de Brian Clough en el año de su ascenso consiguió el título de la Premier.

Inicialmente cuatro nombres fundamentales resaltan en este conjunto, ya que por su accionar en la cancha se ganaron el estar presentes en el once ideal de la Liga Inglesa, son ellos: el central Wes Morgan, el contención N'Golo Kanté, el mediapunta Riyad Mahrez y el delantero Jamie Vardy.

El anglo-jamaicano Morgan resultó un cerrojo, en una defensa compuesta por el inglés Danny Simpson, el alemán Robert Huth y el austriaco Christian Fuchs; quienes apoyaron la excelente labor del guardameta Kasper Schmeichel, hijo del legendario portero del Manchester United Peter Schmeichel.

De izquierda a derecha Riyad Mahrez, Jamie Vardy y N'Golo Kanté,
jugadores claves en el título del Leicester.
Foto: media.easports.com
En el centro del campo el francés de ascendencia maliense Kanté fue un verdadero perro guardián, tanto es así que el mítico delantero inglés Gary Lineker llegó a definir su trabajo con esta frase: “Si un asteroide se dirigiese hacia la Tierra, estoy seguro que Kanté lo detendría". Otros no menos destacados en esta área fueron los ingleses Danny Drinkwater y Marc Albrighton.

Acápite especial entonces para el argelino Riyad Mahrez, quien fue nombrado como el mejor jugador de la Premier League esta temporada, entre otras cosas porque nadie participó en más jugadas de gol que él en toda la liga, pues anotó 17 tantos y repartió 11 asistencias. Más allá de eso, el jugador de 25 años asombró por su velocidad, regates y detalles técnicos, con lo que se ha convertido desde ya en una de las “joyas” del próximo mercado de fichajes. Detalle curioso, cuando hace dos campañas el Leicester fichó a este jugador sus aficionados criticaban este movimiento, por ser considerado Mahrez un completo desconocido.

Y como muy pocos conjuntos pueden aspirar a un título sin un delantero “de raza”, el conjunto de Ranieri presume de un Jamie Vardy. La historia de este jugador inglés es bastante peculiar pues con apenas años 16 fue descartado por el equipo de su ciudad, el Sheffield Wednesday, por su corta estatura. Luego, jugando en la séptima división y con un salario de apenas 30 libras semanales tenía que alternar su participación en cancha con el trabajo en una fábrica de prótesis de fibra de carbono. Después de alternar por varios clubes en categorías menores llegó en 2012 al Leicester City, aunque no es hasta esta temporada donde demuestra su verdadera calidad, con un total de 22 goles, solo por detrás de Harry Kane y Sergio Agüero en el liderato de máximos artilleros a dos jornadas del final.

No menos importantes fueron el japonés Shinji Okazaki y el argentino Leonardo Ulloa, sobre todo este último, que como jugador número 12 se “echó” al equipo al hombro el tiempo que Vardy estuvo lesionado.

Artículos relacionados:

 Los héroes del Leicester City
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario