lunes, 16 de mayo de 2016

Dian Amel Dévora llegó a La Habana a luchar contra el mosquito Aedes


Dian Amel Dévora, joven soldado que participan en la campaña antivectorial. Foto: Teresa Valenzuela

Autora: Teresa Valenzuela

A Dian Amel Dévora se le nota a simple vista la decencia y la responsabilidad. Viste el uniforme de soldado del Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), mientras labora en la zona de Micro X, Alamar, en el municipio de la Habana del Este, en la lucha antivectorial contra variantes del mosquito del género Aedes.


Es mediodía y el joven de 20 años de edad comprueba a través del tratamiento focal, la limpieza y el orden en viviendas y patios; sin darle  demasiada importancia al sol abrasador propio del mes y la hora, realiza su actividad con calma y atención.

Reside en la provincia de Mayabeque y pasa el Servicio Militar General en La Habana en una unidad militar de ese cuerpo, ubicada cerca del hospital militar doctor Luis Díaz Soto, en la ciudad Camilo Cienfuegos, del territorio capitalino.

“El trabajo que realizo es importante, ya que evito que las larvas del mosquito se críen; además, les explico a las personas la importancia de tener ordenados los patios, las latas perforadas, los tanques tapados y las botellas boca abajo”.

Amel Dévora comentó que la mayoría de las personas lo reciben con agrado y le abren las puertas de su casa para realizar la inspección. “No he tenido problemas con la población; esta nueva actividad representa para mí una gran experiencia que no olvidaré nunca”.

Reconoce su amor por el magisterio, por lo que recientemente se graduó de maestro primario en su provincia natal, luego de cuatro años de estudios; “desde segundo año realizó prácticas en la escuela primaria Pedro Nolazco Jesús Martínez”.

“Allí será donde impartiré clases a partir del próximo curso escolar, por lo que estoy ansioso porque llegue el 22 de agosto de este año, que es la fecha en la que me incorporaré al centro. No desecho la idea de ser en un futuro profesor de grados superiores como secundaria básica y preuniversitario, pues es algo que me gusta mucho”.

Entre los planes más cercanos de Amel Dévora están hacer la licenciatura en Educación, y luego la maestría para estar cada día mejor preparado e impartir clases de mayor calidad, propósitos que incrementan los valores propios de un joven de estos tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario