sábado, 30 de abril de 2016

Simiente fiel a la Revolución Cubana


Diseño: Gilberto González García
Autora: Caridad Labrada Curbelo

Bordeando la periferia oeste, a unos 16 kilómetros del centro de La Habana se llega al Instituto Superior del Ministerio del Interior Eliseo Reyes Rodríguez, Capitán San Luis (Ismi); una fortaleza de valores patrios de cara a la Revolución Cubana.


Luego de su fundación, el 30 de septiembre de 1978, varios miles de jóvenes de uno y otro sexo, han pasado por las aulas de este centro docente, identificados por una ética de propósito bien definido en su formación integral, de alto valor político e ideológico, que les garantiza no solo su título de graduados universitarios sino también la utilidad de sus profesiones.

Basta una mirada por la instalación, edificada en el municipio capitalino de la Lisa, para apreciar algunas de las enseñanzas que, llevadas a la práctica cotidiana de los cadetes, propician el disfrute de un lugar exquisitamente diseñado como una gran galería histórica, donde cada espacio rinde tributo a los mártires de la patria y a personalidades de trascendencia universal.

Y es que el deseo por perpetuar las páginas de la historia de Cuba y la disciplina cívico-militar impacta desde cada rincón, mediante el cuidado de detalles inscritos en la mente y el corazón, apreciados en la limpieza y armonía de los objetos, murales, frases célebres, así como las esculturas que pareciera están en movimiento para traer a la memoria la proyección humana que inspiró a sus artistas.

Por el Decreto 29 del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros surgió la institución perteneciente al Ministerio del Interior (Minint), que hoy cuenta con una matrícula más de dos mil jóvenes comprometidos con el estudio, investigación y preparación científico-profesional como base del desafío de esta generación que se involucra en el proceso de transformación social, político y económico en pos del socialismo próspero y sustentable en la isla del Caribe.

La satisfacción reflejada en los rostros muestra a una juventud convencida del camino escogido para recibir lo mejor de la instrucción de un claustro de profesores experimentados y con categorías de doctor en ciencias, máster y especialista.

Allí los futuros universitarios son preparados como oficiales de las fuerzas del orden interior de la nación antillana, luego de un proceso de formación que incluye la actualización con órganos rectores del Ministerio de Educación para hacer válido el pensamiento y acción operativa de la enseñanza, en las carreras de licenciaturas en Derecho, Criptología y Ciencias de la Seguridad del Estado; así como Ingeniería Informática.

Sobre el particular la teniente coronel Odalys Bravo, jefa del Departamento Selección del Minint, precisa que al escoger y captar a los jóvenes se exige el rigor de que estén identificados con los valores de la Revolución, además de la motivación y vocación por el trabajo en pos de la calidad requerida en cada esfera de la sociedad.

Resulta edificante apreciar el esfuerzo realizado en la institución por mejorar cada día la atención integral a sus educandos para desarrollar su sentido de pertenencia, lo que contribuye además la retención escolar y profesionalidad de cada graduado en las diferentes modalidades, extendido a otras filiales, entre las que destacan las universitarias de Villa Clara, Camagüey y Santiago de Cuba.

Opciones que están al alcance de los estudiantes de institutos preuniversitarios o tecnológicos, universitarios para fungir como profesores o los miembros del Minint para la superación post graduada en ese centro, soldados del servicio militar activo, entre otras canteras de ingreso, para lo cual existen los cursos medios con grado de bachiller aprobado en períodos entre 18 meses o dos años, los básicos de seis y 11 meses (por ejemplo, Inmigración y Extranjería).

Nada difícil para los jóvenes que en la mayor Antilla reúnen requisitos tales como la ciudadanía cubana, fidelidad a la patria y la Revolución, vocación por la vida militar, edades entre 18 y 35 años, preferentemente con decimosegundo grado aprobado, apto física y mentalmente, cumplir las exigencias del cargo que ocupa o tener potencialidades para desarrollarlas.

Oportuno destacar que para ingresar al mencionado centro como cadetes, la edad máxima es de 22 años.

Múltiples son las ofertas promocionadas para la fuerza joven interesada en la especialización, por ejemplo, para el sistema de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) como agentes de policía, investigador, criminalista u otras especialidades; posibilidad ampliada a los cursos de postgrado con conocimientos en los diferentes enfoques docentes, según el perfil profesional de las cuatro carreras universitarias del Ismi.

Precisiones que se pueden obtener en diferentes direcciones de La Habana, entre las que destacan el Grupo de Selección de la Dirección General de la PNR, sito en Tulipán y Boyeros o por el teléfono 78-70-0667.

Una manera efectiva de honrar a Eliseo Reyes Rodríguez y mantener viva su presencia de joven ejemplar tal y como lo exaltó en su diario de campaña Ernesto Che Guevara al expresar: “…Un balazo le había partido el fémur y todo el paquete vásculonervioso; se fue en sangre antes de poder actuar. Hemos perdido el mejor hombre de la guerrilla”, porque en el Ismi se garantiza la simiente fiel a la Revolución Cubana.


Volver al inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario