lunes, 21 de marzo de 2016

Valores que son paradigmas de la sociedad cubana


Foto: Radio Habana Cuba

Autora: Teresa Valenzuela

Uno de los factores que propician que las personas se sientan bien en el país es el clima que posee. Mientras que otros sufren el rigor del intenso frío o calor, aquí se afirma con certeza de que Cuba es un eterno verano, y se disfrutan de las playas y los ríos todo el año.


Lo anterior contribuye al buen carácter de sus habitantes, hospitalarios y solidarios; siempre presto a dar y compartir lo que tiene, el cubano tiene fama de conservar valores humanistas que por estos tiempos escasean o desaparecieron en el mundo hace tiempo.

No obstante, el privilegio que nos dio la naturaleza se disfruta de otros que constituyen verdadero goce. En 1961 el Comandante en Jefe Fidel Castro declaró al país el primero de América Latina en erradicar el analfabetismo. A partir de entonces la mayor de las Antillas devino una gran escuela.

Actualmente se cuentan por miles los adultos que se preparan para las pruebas de ingreso para estudiar diversas carreras en centros universitarios en los conocidos cursos para trabajadores de manera que simultanearán la superación con el trabajo.

Referidos a su población sobresalen los niños que se cuidan con desvelo por el Estado y gobierno cubanos desde que la Revolución llegó al poder en 1959. A ellos se les garantizan las vacunas para su bienestar desde que nacen hasta que son adolescentes, además cuentan con una educación gratuita que cada año se perfecciona para formarlos integralmente.

En sus aulas se ven maestros y profesores que tienen su preparación como parte de la cotidianidad, mientras que en las universidades imparten clases los mejores académicos del país que forman a jóvenes profesionales poseedores de valores humanistas y revolucionarios.

En la enseñanza una de las partes más humanas es la educación especial; es altamente costosa en cualquier parte del mundo, pero en Cuba no cuesta un centavo; el mejor pago que se da son las sonrisas de los niños que mejoran su audición ya sea por un implante coclear, o su validez en el caso de los autistas, además de los sordos ciegos o alguna otra discapacidad.

Los cubanos no necesitan de un seguro médico para cubrir sus gastos de ese tipo; con frecuencia se ve un ingreso por causa imprevista sin que nadie en el hospital pida al paciente su afiliación política, algún carné o si tiene dinero para sufragar los gastos del internamiento.

La atención gratuita caracteriza también a la Atención Primaria de Salud en los barrios y permite a los vecinos contar con un médico y una enfermera que se ocupa de la atención general de niños y adultos con la posibilidad de ser remitidos a un policlínico donde se someterán a  exámenes más rigurosos a través de un especialista.

Por otra parte, los adultos mayores reciben una atención especializada y sistemática mediante la cual elevan la calidad de vida; actualmente se analizan nuevos proyectos para que estos, que constituyen el 19 por ciento de la población, mejoren su cotidianidad.

Por lo anteriormente expuesto el pueblo de Cuba es feliz. Desarrolla de forma paulatina su economía, se siente tranquilo y confiado de que el futuro ofrecerá más bienestar a todos, a la vez que conserva valores que constituyen paradigmas para el resto de los pueblos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario