jueves, 9 de junio de 2016

Para los capitalinos La Habana fue, es y será siempre ciudad maravilla



Foto: Gilberto González García
Autora: Teresa Valenzuela

Para los capitalinos siempre serán pocas las palabras para hablar bien de La Habana. Cuando se piensa en esta, lo que a uno le viene a la mente es todo aquello que la prestigia y distingue de otras, que también hermosas no nos conmueven el alma.


Ese sentimiento de pertenencia llena el espíritu lo mismo en El Vedado, que  en 10 de Octubre, La Habana Vieja, Centro Habana o cualquier otro municipio. Se tiene la impresión que igual sucede con las madres que ven a sus hijos preciosos aunque no sea así. La Habana es única para el habanero.

Todos la reconocen como la capital de los cubanos y está de fiesta por estos días: a la entrada de la bahía de La Habana, en la explanada del Castillo de San Salvador de la Punta, se develó el monumento y la placa conmemorativa que refrendan el reconocimiento como ciudad maravilla, avalado por cientos de millones de personas en todo el orbe, durante el tercer concurso organizado por la fundación suiza New7Wonders.

Especialistas afirmaron que para la selección se evaluaron los valores arquitectónicos, geográficos, culturales, elementos identificatorios únicos, y la diversidad como parámetros de calificación de los jueces.

Y continuaron: “de acuerdo con la Fundación, la elección fue un ejercicio democrático, que incluyó de igual forma en la lista de las ciudades más asombrosas a La Paz (Bolivia), Doha (Qatar), Durban (Sudáfrica), Beirut (Líbano), Vigan (Filipinas) y Kuala Lumpur (Malasia)”.

Escribí en una ocasión al conocer su elección, entre otras 27 para formar parte en el certamen. “No se equivocaron los que la eligieron por constituir, además, una maravilla recorrer sus calles y vivir con intensidad el ajetreo de las tardes y sus noches”.

“Es La Habana, asimismo, de cantores y poetas, de pueblo. Sitios como el malecón, El Vedado y su Rampa, que muestra de forma desenfadada una galería de arte en el suelo.

“El nombramiento tuvo en cuenta del mismo modo a La Habana más antigua con sus calles de adoquines, edificios con diferentes estilos arquitectónicos, la calle Obispo, una de las más antiguas de la provincia, el Paseo del Prado, parques y plazas que evocan el recuerdo de épocas y hombres que la engrandecieron desde su fundación.

“Igualmente tuvieron en cuenta a la Universidad de La Habana y su atmósfera de sabiduría, que guardan los 88 escalones de la escalinata, donde en lo alto el Alma Mater con los brazos abiertos no se cansa de dar la bienvenida a los visitantes. Esquinas famosas como Prado y Neptuno, por la Engañadora, de la orquesta Aragón, y 23 y 12”.

A todas las cualidades para elegirla como una de las siete ciudades maravillas del mundo hay que añadir una de las más importantes: la calidad humana de sus habitantes: solidarios, cálidos, emprendedores y alegres, valores que los distinguen en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario