miércoles, 4 de mayo de 2016

Para los confusos en matemáticas


Diseño: Gilberto González García
Autora: Licenciada Ofelia Pedroso

Ayer, mientras esperaba un ómnibus, fui testigo del debate que se produjo entre algunas de las personas que se encontraban en la parada; sucedió que una anciana dijo: “Al fin comenzó la rebaja de los precios”, un joven alegó: “Para lo que rebajaron, 10, 20, 45 quilos1, esa no es rebaja”.

La anciana le preguntó: “Joven, ¿usted leyó el periódico?” Él le respondió: “No, un amigo me contó que eran mini-rebajas, y no lo leí”.

En ese momento se incorporaron más personas al debate con disimiles criterios. La anciana, los escuchó sin interrumpirlos y finalmente les dijo:

“Escuchen, mi jubilación es de 260 pesos, desde luego pesos cubanos; cuando quiero comprar algo en pesos convertibles, tengo que comprarlos en la cadeca2 y me cuesta 25 pesos.

Con las medidas actuales, el arroz fue rebajado de cinco a cuatro pesos la libra. Yo, aunque necesitaba 10 libras de arroz liberado cada mes, sólo compraba ocho, porque únicamente disponía de 40 pesos para esta compra; ahora, con la rebaja, me ahorro ocho pesos y puedo comprar las 10 libras que necesito.”

Alguien dijo: “Le subieron ocho pesos a su chequera, no es mucho pero es algo.

La anciana, lo interrumpió: “Un momento, tengo más incrementos a mi chequera por las rebajas de precio en pesos convertibles; sepan que la bolsita de aceite, ahora cuesta cinco pesos menos y la botella del aceite refinado de girasol y el de canola, me cuesta 12,50 menos; y al de soya refinado le rebajaron 11,25 pesos.”

Una señora que escuchaba atentamente sugirió: “Debemos sacar estas cuentas y comparar la posibilidad de compra antes de las rebajas y después. Ella, aumentó ocho por el arroz y 12,50 por el aceite, ya va por 20,50”.

La anciana agregó: “Exclusivamente hemos analizamos el arroz y el aceite, veamos el pollo.

“En el caso del pollo, ofertado en kilogramos, ahora me cuesta 13,75 menos que antes. Si compro muslo; contra-muslo o muslo con contra-muslo, el precio bajó 15,00 pesos, y si es curado, la rebaja es de 12,50. El precio del muslo de pavo, fue rebajado en 11.25 pesos”.

A medida que la anciana explicaba, el silencio se adueñaba de los presentes y los cálculos mentales hacían fruncir el ceño; de pronto agregó:

“No puedo olvidar los socorridos paquetes de picadillo de pavo, rebajados en cinco o siete pesos, según el tipo de paquete; otros de ave, curado o condimentado, le redujeron cinco pesos de su precio; y asómbrense, en los paquetes de picadillo de res de un kilogramo el precio se redujo en 30,00 y 28,75 pesos, según calidad de primera y de segunda, respectivamente.”

Una asombrada espectadora, exclamó entusiasmada: “Con la misma cantidad de dinero, podemos comprar mucho más”.

Y la anciana, agregó: “Y hasta darte gustos saboreando o regalando confituras, porque sepan que las galletas de soda Cracker, huevitos y pellet de jamón, ahora cuestan 2,50 pesos menos por paquete.

“Las galleticas Guani cuestan, nada más y nada menos, que 18,75 pesos menos, por paquete.

“Las galleticas Carola, cuestan 10 pesos menos y los sorbetos y bombones, disminuyeron 6,25 cada uno. Para mi deleite, al peter fundente, le rebajaron 21,25 de su precio anterior; a las bolsas de caramelos duros, ¡58 pesos!, 75 centavos por bolsa y a los deliciosos Desayuno de chocolate, le rebajaron 20 pesos por unidad.

“Por último, en el caso de las bolitas de queso y los chicoticos3, la rebaja fue de 5.00 pesos por paquete y en los chicoticos de ajo de 90 gramos 11,25 pesos cubanos.”

Los que escucharon a la anciana, se percataron que ¡estaban confusos en matemáticas! no habían sabido calcular en qué dimensión el peso cubano había incrementado su capacidad de compra.

Las cuentas son fáciles de hacer: escoja los productos que habitualmente necesita, localice en la tabla de equivalencia el monto de la rebaja en pesos convertibles (Cuc) y su equivalente en pesos cubanos (Cup).

El resumen en moneda nacional de lo que ahorra por las rebajas y que puede reinvertir, constituye el crecimiento de su poder adquisitivo y un paso más hacia la unificación monetaria y cambiaria.


25 pesos cubanos (Cup)
1 peso convertible (Cuc) comprado en cadeca
$22,50 Cup
$0,90 Cuc
$ 20,00 Cup
$0,80 Cuc
$ 17,50 Cup
$0,70 Cuc
$ 15,00 Cup
$0,60 Cuc
$ 12,50 Cup
$0,50 Cuc
$ 10,00 Cup
$0,40 Cuc
$ 8,75 Cup
$0,35 Cuc
$ 7,50 Cup
$0,30 Cuc
$ 6,25 Cup
$0,25 Cuc
$ 2,50 Cup
$0,10 Cuc
$ 1,25 Cup
$0,05 Cuc
           

Con estos ejemplos se pone de manifiesto la necesidad de aplicar, cuanto antes, los lineamientos sobre la unificación monetaria y cambiaria. Lo que constituye una necesidad de la economía de nuestro país.

1Quilo: Forma del habla popular cubana para designar al centavo, unidad mínima del sistema monetario en Cuba (Nota del editor).

2Cadeca: Casa de cambio (Nota del editor).

3Chicoticos: Extrusos de maíz con diferentes sabores (Nota del editor).

No hay comentarios:

Publicar un comentario