viernes, 13 de mayo de 2016

Marihuana y rendimiento escolar



Aquellos que fumaban marihuana faltaban a clases con mayor frecuencia cuantas más veces consumían la droga, alcanzaban más bajo promedio. Diseño: Gilberto González García
Autor: Doctor Alberto Quirantes Hernández

Ingenuamente, muchos consideran, entre ellos jóvenes de muchos países, que fumar marihuana es una actividad benigna y exenta de riesgos. Sin embargo, entre otros gravísimos riesgos derivados del empleo de esta perniciosa droga, además de la posibilidad de la adicción incontrolada, se ha comprobado como existe una vinculación de causa-efecto entre el consumo de marihuana y el rendimiento estudiantil.


Así sucede

Los estudiantes de nivel universitario fumadores de marihuana son más proclives a faltar a clases. Por supuesto, al final hay peores calificaciones y demoras en la graduación, de llegar ésta a efectuarse.

Mientras se consumía marihuana con más frecuencia, había más ausencias a las actividades docentes.

Fue comprobado

En una investigación realizada en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Maryland y publicada en la revista Psychology of Addictive Behaviors, fueron investigados estudiantes de primer de la universidad.

Aquellos que fumaban marihuana faltaban a clases con mayor frecuencia cuantas más veces consumían la droga, alcanzaban más bajo promedio, demoraban más para graduarse, eran menos participativos en la vida universitaria y muy probablemente no aprovechaban todas las oportunidades ofrecidas por la vida.

Pero pasado el tiempo, a medida que reducían, hasta eliminar, el consumo de marihuana, las calificaciones tendían a recuperarse hasta igualarse con las de los restantes compañeros.

En Cuba hay un estricto control de adicciones

Es oportuno mencionar textualmente unos párrafos de una extensa y esclarecedora entrevista concedida hace pocos meses al periódico Granma por el profesor Ricardo A. González Menéndez, consultante del servicio de atención integral a las adicciones del hospital psiquiátrico doctor Eduardo Bernabé Ordaz Ducungé de La Habana y presidente de la Comisión Nacional de Ética Médica, donde se expone como “la marihuana es una droga dura que se incluye junto al alcohol y otras, entre las primeras sustancias psicoactivas capaces de transformar notablemente el comportamiento humano.

Hoy están disponibles suficientes informaciones científicas actualizadas sobre el desencadenamiento de esquizofrenia, deterioro cognitivo, acción cancerígena y violencia sorpresiva de la marihuana.
El consumo de marihuana antes de los 18 años reduce hasta en 10 unidades el coeficiente intelectual y eso es irreversible.

Si la marihuana es una droga ilegal (como muchas otras) no es fortuito, sino porque se han reconocido los numerosos daños que causa. Abajo debe venirse el mito de que es una droga blanda sin efectos determinantes de adicción y dependencia.

Finalmente, desde 1971, el uso del cannabis fue controlado por la denominada Acta de drogas de abuso, que prohibía la utilización médica tanto de la hierba como de sus constituyentes activos, los cannabinoides. Sus “redescubiertas” nefastas  acciones sobre el organismo humano, habían eclipsado sus posibles usos médicos, criterio enfáticamente ratificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1997, al reconocer que el cannabis incide negativamente en la salud mental”.

Además, nunca es ocioso recordar que en Cuba se encuentra vigente la Ley 62, Código Penal Cubano donde, en relación a la marihuana, en su Artículo 190, incisos 1 y 2, se expone claramente como “Incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a 10 años quien cultive la planta Cannabis Indica, conocida por marihuana, u otras de propiedades similares, o a sabiendas posea semillas o partes de dichas plantas.

“Si el cultivador es propietario, usufructuario u ocupante por cualquier concepto legal de tierra se le impone, además, como sanción accesoria, la confiscación de la tierra o privación del derecho, según el caso. La sanción es de privación de libertad de ocho a 20 años si los hechos previstos en el apartado anterior se realizan con cantidades relativamente grandes de las drogas o sustancias referidas”.














No hay comentarios:

Publicar un comentario