jueves, 12 de mayo de 2016

María de Buenos Aires: excepcional oportunidad


Foto: www.barcelonaconnect.com
Autor: Gilberto González García

Una oportunidad excepcional de disfrute para los amantes del bel canto y también para quienes gustan de la música rioplatense, será sin dudas la presentación, por primera vez en Cuba, de la ópera-tango María de Buenos Aires, debida a la autoría del músico Astor Piazzolla y el poeta Horacio Ferrer.


El estreno en La Habana de ésta, la primera obra de su tipo en la historia de la música, genera gran expectativa, no solo debido a la novedad, sino a la reconocida afición de una gran parte de los cubanos hacia el tango, lo que también queda demostrado por la numerosa audiencia del programa Hogar del tango que nuestra emisora transmite de lunes a sábado a las tres de la tarde.

A cargo del Teatro Lírico Nacional, y en una adaptación para puesta de concierto con montaje y dirección artística de Helson Hernández, el espectáculo permitirá, según palabras del propio Helson, “apreciar toda la poesía que aflora en el texto de Ferrer, resultando a la vez un profundo tributo a la ciudad de Buenos Aires, con la presencia de diversos símbolos que acercarán a los espectadores a la cultura argentina a través de una historia que irá mostrando la nostalgia de un pasado, relacionando a cada uno de los personajes presentes en el argumento de esta versión cubana”.

La dirección musical estará a cargo del joven pianista Gabriel Chorens, quien ha realizado una minuciosa revisión de la partitura original, aportándole una sonoridad diferente para un formato de cámara, sin alterar su concepción original, y sumando, además del piano, otros instrumentos como la viola, el violín, el cello, la flauta y el clarinete.

Será el encargado de dar vida a la pieza un elenco compuesto por jóvenes y talentosos solistas de formación académica, algunos de ellos integrantes de prestigiosas agrupaciones musicales cubanas, entre ellos: Yenet Aguillón, Malin Hau, Alicia Fernández, Kirenia Domínguez y Nieves del Río. 

En los roles principales, sobresalen voces de larga trayectoria en la ópera cubana, como la maestra y soprano Pilar Pousada, quien encarnará el personaje de la sombra de María; las mezzosopranos Dunia Pedraza y Malú Méndez, que se alternarán en el protagónico María, además del tenor Jorge Félix Leyva como el Porteño Gorrión, secundado por Alexei Ernesto Mena.

También intervendrán jóvenes estudiantes de la Academia de Canto del Teatro Lírico Nacional de Cuba, asumiendo los coros de la puesta. Resalta la participación especial del reconocido actor cubano Jorge Luis de Cabo, quien está celebrando sus 70 años de vida y encarnará el personaje del duende que resulta el hilo conductor de la obra.

María de Buenos Aires es una historia de amor y fantasía llena de misteriosos personajes e insólitas metamorfosis con las que se mezcla la añoranza cantada en la voz plañidera del bandoneón arrabalero. Una suerte de Divina Comedia al estilo porteño en el que María desciende al infierno de las alcantarillas, donde los ladrones antiguos y las viejas madamas la esperan y la reciben. Allí, el Ladrón Antiguo Mayor condena a la sombra de María a regresar al otro infierno –el de la ciudad y la vida– y a vagar eternamente perseguida y lastimada por la luz del Sol.

El autor de la música de esta ópera, Astor Pantaleón Piazzolla, nació en Mar del Plata el 11 de marzo de 1921. Es considerado uno de los más importantes músicos del siglo XX, aunque cuando comenzó a hacer innovaciones en el ritmo, el timbre y la armonía del tango fue muy criticado por los tangueros ortodoxos quienes llegaron a considerarlo como “el asesino del tango”.

Decretaron que sus composiciones no eran tangos, pero Piazzolla respondió con una nueva definición: “Es música contemporánea de Buenos Aires”.

Sus obras no eran difundidas por las estaciones radio, las disqueras no se atrevían a editarla y los críticos seguían atacando su arte.

Lo consideraban un petimetre irrespetuoso que componía música híbrida, con exabruptos de armonía disonante, pero en los años posteriores sería reivindicado por intelectuales y músicos de rock.

En tanto, Horacio Arturo Ferrer Ezcurra, autor de la letra, nació el 2 de junio de 1933 en Montevideo, la capital de Uruguay. Nacionalizado argentino, fue escritor, poeta e historiador del tango uruguayo.

Compuso más de 200 canciones y escribió varios libros de poesía e historia del tango. Es especialmente famoso por los tangos-canciones realizados en coautoría con Piazzolla, como la conocida Balada para un loco, incluida entre las 100 mejores canciones latinas de toda la historia, así como Chiquilín de Bachín.

Fue presidente de la Academia Nacional del Tango en la República Argentina hasta su muerte, el 21 de diciembre de 2014.

La puesta en escena de María de Buenos Aires, en la sala Ernesto Lecuona del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, este sábado a las siete de la noche y el domingo a las cinco de la tarde, deviene homenaje a estos dos grandes de la cultura porteña y su realización es posible gracias al apoyo brindado por la embajada de Argentina en La Habana y la fundación Astor Piazzolla, especialmente por su presidenta, la señora Laura  Piazzolla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario