martes, 3 de mayo de 2016

Día Mundial del Asma: sociedad, medio ambiente y salud de los niños



(Foto: www.saposyprincesas.com)
Autora: Ania González Rodríguez

El Día Mundial del Asma se celebra cada año el primer martes de mayo, por eso, en esta jornada en que se pretende crear conciencia sobre el cuidado de esta enfermedad en todo el mundo, abordamos un tema que constituye un desafío para la ciencia y la tecnología en general y también para Cuba: los procesos sociales y medioambientales y su influencia en la salud de niños asmáticos.

La población pediátrica es por su inmadurez anátomo-fisiológica y dependencia psicosocial la más susceptible a las amenazas medioambientales como la contaminación del aire, las emisiones químicas, el agotamiento del ozono y las consecuencias del cambio climático, principales problemas relacionados con la salud, que afectan al planeta.

Estamos de acuerdo con la aseveración de algunos investigadores acerca de que la relación entre los seres humanos y el ambiente ha variado desde los tiempos remotos hasta la actualidad y se ha hecho crítica a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Igualmente es cierta la tendencia de los que plantean que mucho pudiera lograrse con una nueva ética de relación responsable del ser humano y la sociedad con el medio ambiente, a partir del conocimiento de este y de cambios en los valores y actitudes en la esfera económica, en la convivencia social y en la justa concepción y aplicación de la solidaridad humana que beneficiaría especialmente a las generaciones más jóvenes.

Si pensamos en los niños con asma bronquial y las posibles situaciones desencadenantes de las crisis agudas que sufren, muchos más llegaríamos al concenso de que “hace falta aplicar valores morales sustentados en el amor a la tierra, a los recursos naturales, a su uso responsable y racional, que permitan la sostenibilidad de la educación ambiental y así disminuir el efecto rebote hacia la salud humana, en específico a la población infantil alérgica, que a la altura de nuestros días sigue siendo la más vulnerable”.

Y ¡Ojo! Resultados de investigaciones más recientes indican, además, que el asma puede estar más relacionada con lo que los niños comen; por lo que es de suponer que algunos factores nutricionales de igual forma están implicados.

En la actualidad, organismos y sociedades científicas de reconocido prestigio no dudan en atribuir a los hábitos alimentarios un acentuado peso en las condicionantes o determinantes de la salud, aunque la relación de dependencia entre la comida y la salud ha sido siempre una constante. De ello debemos conocer más a fin de prevenir.

La salud pública en Cuba tiene entre sus funciones fundamentales la promoción, prevención, recuperación, curación y rehabilitación. Su principal escenario es el espacio de Atención Primaria de Salud, guía del modelo cubano, donde se inserta además la Educación para la Salud.
Hoy se ha hecho muy evidente que la promoción de salud resulta esencial para el desarrollo de las distintas funciones de la salud pública y que, a largo plazo, sus efectos sobre la población serán los más estables y los de mayor impacto, estamos por tanto bien encaminados, claro, si se cumple cabalmente el principio de educar en el terreno y esencialmente a la familia, pero sin excluir la integración multifactorial que involucre a toda la sociedad.

En la Isla se cuenta con la voluntad política del Estado, con programas de salud cada vez más científicos y reconocidos, y si logramos la educación del individuo y el respaldo de la familia, pero no la concientización-acción de los decisores en la base y en todos los sectores fuera del de la salud pública, no lograremos las metas en este sentido, ni en lo mínimo necesarios, para materializar cambios de conductas a favor de aspectos tan elementales como son dietas alimentarias sanas y adecuadas a las afecciones, ni un entorno que nos facilite respirar sin que ese aire sea la vía para contraer o complicar las enfermedades.

Día perfecto este tres de mayo para reflexionar en pro de se cumplan tan serias y humanitarias perspectivas por las que esperan millones de asmáticos en el mundo, especialmente los más queridos… los niños. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario