jueves, 26 de mayo de 2016

Yarisley ayuda a mi nieto

Yarisley Silva. Foto: Archivo Radio COCO
Autor: Víctor Joaquín Ortega

Triste mi nieto por el encontronazo con una asignatura. Venga la pertiguista Yarisley Silva en su apoyo. Pues a narrar varios pedazos biográficos de la campeona mundial de Beijing 2015, quien venció allí 4.90 metros y dejó en segundo y tercer puestos a la brasileña Fabiana Murer y  la griega Nikoleta Kyriakopoulou, con 4.85 y 4.80 respectivamente.



La pinareña. Ocho años. Hacía el ballet. Destrozados sus sueños. Por primera vez, la poca estatura y el peso son argumentos en su contra. No será la última. Intenta con el piano. No le ven condiciones. Se han salvado el deporte y la muchacha.     

Trece abriles. Halla su gran pasión: el salto con garrocha. Primero, debe desbaratar las opiniones escépticas: muy pequeña, le sobran libras. Los que saben de técnica y amor a la misma altura, le detectan pasos promisorios, aunque no brilla en las categorías escolar y juvenil, incluso acude al Mundial de este nivel en Beijing 2006 y no deja huella.

Muchacho, a pesar de que algunos la tildan de una gorda bajita, gana el derecho de batirse en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias 2006: plata, superada por su coterránea Maryoris Sánchez 4.10 por 3.95. 

Va a los Panamericanos de Río de Janeiro 2007 y termina tercera por sus 4.30. Por encima solo Fabiana Murer y la estadounidense April Steiner: 4.60 y 4.40. Torneo de atletismo del subcontinente, La Habana 2009, dama dorada con 4.40. Mundial Dae 2011, quinto peldaño con 4.70, mejor que la marca nacional. No convence a los incrédulos rotundamente; ¡qué pechos tan difíciles! Es suficiente el de su entrenador: Alexander Navas. Hay más.

Decisivo tapaboca a los incrédulos: con sus 1.65 de estatura y 61 kilogramos de peso, conquista plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, con igual resultado que la estadounidense Jennifer Suhr (4.75); la antillana falló en el primer salto.

Cuatro años antes, al despedirse en las preliminares de Beijing 2008 con 4.15, alimentó a los desconfiados. Al final, se indigestaron. No queda en aquel logro su hoja de servicio: bronce en el Mundial de Moscú, agosto de 2013 (4.82); el ya señalado oro en Beijing 2015 (4.90), oro en el Mundial Bajo Techo Sopot 2014 (4.70); as de los Juegos Panamericanos en Guadalajara 2011(4.75), nueva marca para la justa; Toronto 2015 (4.85), eleva el récord para estas citas.

Sobrepasa su marca personal en tres ocasiones en el año 2013: febrero, Copa Cuba (4.81); abril, Des Moines, Estados Unidos (4.85); junio, reunión de Hengelo, Holanda, 4.90. El 2 de agosto de 2015, en Beckum, Alemania, conquista su altura suprema: 4.91.

Recientemente sufre su novio, atleta también, un grave accidente mientras entrena. La Silva, más ser humano que estrella de las lides del músculo, no inicia su gira por Europa y retorna a La Habana para estar a la vera del lesionado. La inicia, en el momento adecuado.

Humana, madura, firme como garrochista, como deportista, como mujer. No desea caer en el egoísmo de situar lo personal por encima. José Martí señala: “Es necesario contar siempre que los intereses rigen principalmente a los hombres, y que rara vez están las virtudes del lado de los intereses”. Yarisley prefiere la virtud.        

Mijo, no soy adivino para pronosticar la victoria de la vueltabajera*. Sin embargo, te aseguro que, en el magno certamen de Río de Janeiro, con ella saltarán todas las cubanas y todos los cubanos. Y esa es una fuerza especial que no la posee ni la obtiene cualquiera. La Silva la merece más allá de su grandeza deportiva.

Ernestico, analízate, avanza, lucha; vuelve a creer en y a crear desde lo mejor de ti frente a los valladares, que en muchas oportunidades están dentro de uno mismo. Y que Yarisley te sirva de espejo en esa batalla.

*Vueltabajera (o): Le dicen así en Cuba a los nacidos o residentes en Vuelta Abajo, región más occidental de Cuba, en la provincia de Pinar del Río.      
                                                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario