martes, 17 de mayo de 2016

Aniversario 27 de las escuelas de oficios

Primera escuela de artes y oficios de La Habana, fundada por el pedagogo Fernando Aguado y Rico, que después llevó su nombre. Se encuentra en la calzada de Belascoaín y la calle Maloja, actual municipio de Centro Habana. Foto: Gilberto González García
Autora: Cáliz More Leal

Cuenta la voz popular que para que un estudiante se pudiera graduar como albañil, en la escuela superior de artes y oficios de La Habana Fernando Aguado y Rico, tenía que construir un arco con ladrillos, sin emplear cemento. Después debía pararse en el centro del arco, y si no se derrumbaba, lograba su graduación.


Esta es la primera escuela donde se enseñaban diferentes oficios en Cuba, y una de las primeras en América Latina, y aunque hoy la institución no tiene ese cometido, desde el 17 de Mayo de 1989 dejó de ser la única de su tipo en la capital cubana.

Diecisiete escuelas de oficios, reciben hoy a los egresados de noveno grado que desean formarse como panaderos, herreros, albañiles, barberos, carpinteros, peluqueras y tantos otros, que se planifican de acuerdo a lo demandado por cada territorio.

Para el curso escolar 2016 – 2017 se prevé que matriculen en la educación técnica y profesional el 55,63 por ciento de quienes venzan la enseñanza secundaria. De ellos el 55,92 como técnicos medios y el 44,07 como obreros calificados.

Sobre lo que significa esta formación, ofreció su valoración la máster Yoania Falcón Suárez, sub directora de la enseñanza técnica y profesional y educación de adultos en la Dirección Provincial de Educación de La Habana.

“Los estudiantes que llegan a las escuelas de oficios, saben que van a formarse laboralmente para poder trabajar. Allí se preparan. Hay diversas especialidades como mecánica de vehículos automotrices, jardinería, agropecuario, instalador eléctrico, artesanía integral, confección textil, auxiliar de servicios de belleza, auxiliar de elaboración de alimentos, entre otros.

“También, como modalidad, aparecen las aulas anexas donde no solo se preparan dentro de la escuela, sino en las fábricas y establecimientos se nutren de habilidades practicas con los especialistas de la producción y los servicios que en ocasiones hacen las veces de profesores de las asignaturas básicas de los estudiantes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario