jueves, 14 de abril de 2016

Tras el último strike


Autor:  Jesús E. Muñoz Machín

La Serie Nacional de Béisbol casi dice adiós. El próximo viernes o de ser necesario el sábado, conoceremos el campeón de la temporada 55 de la pelota cubana.


Ciego de Ávila marcha delante tres por dos y podría coronarse por segunda ocasión consecutiva, mientras que Pinar del Río intenta protagonizar otra remontada épica en nuestros clásicos de las bolas y los strikes.

Los Tigres de Roger Machado ostentan la condición de favoritos, por la constancia durante el casi todo el torneo y ser además el equipo de mejores números colectivos en los play off. Bateo, pitcheo y fildeo se han comportado de manera estable en semifinales y la etapa conclusiva.

Los Vegueros, por su parte, dependen sobre todo de sus lanzadores, de una ofensiva repartida y de la sobriedad demostrada en los instantes definitorios.

La afición pudiera ser un elemento a favor de los avileños, quienes en todo momento se han sentido aupados en su cuartel general, el José Ramón Cepero. En apoyo a los rivales, la conga verde también intentará hacerse escuchar en la tierra de la piña.

Los play off, como ha sido en las últimas campañas, se convierten en especie de bálsamo para un maltrecho certamen, donde la calidad no estado en sus niveles más altos.

La efervescencia beisbolera de marzo y abril hace olvidar las deudas de una serie nacional que aún en tiempos del mediático fútbol, es el principal espectáculo de cubanos y cubanas.

Cuando concluya la temporada quedará un vacío. Los más fieles extrañarán las polémicas y debates entre quienes suelen convertirse en managers de parque.

Los seguidores eventuales, los que se sientan frente al televisor solo en la recta final, también sentirán añoranza por la conga y por esos momentos donde las familias copan la sala de la casa y la llenan de alegría por una sola razón: el béisbol.

Con el último strike y el paso de los días volveremos a repetir la misma frase de cada año: “Como se extraña la pelota”.                                                                          

No hay comentarios:

Publicar un comentario