viernes, 22 de abril de 2016

Tenis y racismo: Serena Williams y cómo reescribir la historia (I)



Las hermanas Serena y Venus han ocupado el número uno del mundo
en dobles en múltiples ocasiones. Fotos: Internet
Autor: Jesús E. Muñoz Machín

Por primera vez en los últimos 32 años la revista especializada en deportes Sports Illustrated eligió una mujer como la mejor atleta del año 2015 en Estados Unidos. La galardonada fue la tenista Serena Williams.

La deportista de 34 años ganó el premio por méritos propios, pues el pasado año atesoró múltiples éxitos, entre ellos tres de cuatro cetros disponibles en torneos de Grand Slam. La norteña venció en el Abierto de Australia, el Roland Garros (Francia) y en Wimbledon (Inglaterra), además de llegar hasta las semifinales del Abierto de Estados Unidos. En total, finalizó la temporada con balance de 53 victorias y apenas tres derrotas.

Nacida en Michigan, Williams es para muchos la mejor tenista del siglo XXI, o al menos la de mayor palmarés. Dicho esto, hago una precisión: Serena es una mujer negra y ha impuesto su talento en una disciplina que, de manera discriminatoria, describen como el “deporte blanco”. ¿Qué ironía, no?

Sin dudas, el tenis exhibe una amplia saga de sucesos racistas. Serena Williams y su hermana Venus, aun siendo exitosas, no han escapado de ello. El hecho más dramático ocurrió en el prestigioso torneo de Indian Wells, que se efectúa en Estados Unidos.

Año 2001


Venus, la mayor y en la actualidad con 35 años, deslumbraba y era reconocida como la número uno del mundo, mientras Serena comenzaba su ascenso a la cima. Se disputó la final del certamen y la menor de las hermanas resultó ganadora al imponerse a la belga Kim Clijsters, pero el título le dejó un sabor agridulce.

El partido estuvo marcado por un penoso incidente: la afición norteña celebró los puntos de la europea, apenas festejó el triunfo de su compatriota e incluso una parte del público imitó sonidos guturales semejantes a los de los monos.

“Fue un día que avergonzó a América”, escribió Richard Williams, padre de la campeona, en su libro Blanco y Negro: así lo veo yo. “El coro de abucheos que cayó como una cascada mandó un mensaje poderoso a Serena, a Venus, a mí y a América. (…) Las acusaciones y los epítetos racistas volaron por el estadio”, plasmó en el texto.

Todo se debió a que las hermanas Williams debieron enfrentarse en semifinales, pero Venus estaba aquejada de tendinitis y no se presentó al partido, lo que conllevó a la especulación sobre posible amaño o una estrategia para favorecer a la joven Serena, entonces de 19 años.

Ellas nunca han olvidado ese instante. Las lágrimas de Serena y la cara de malestar de sus familiares quedaron grabadas en los principales periódicos del mundo. Después de ese día, las dos deportistas estadounidenses decidieron no intervenir más en Indian Wells.

Serena Williams.
La reconciliación de Serena con el evento -su hermana aún no ha regresado a la lid- no se produjo hasta el pasado año, cuando compitió y llegó a semifinales. Previo a su participación ella emitió un comunicado en el influyente diario The New York Times, publicado el 4 de febrero de 2015.

En el artículo expresó que el torneo de Indian Wells ocupa un lugar especial en su corazón. “Gané mi primer partido profesional allí en 1997 junto con mi hermana en dobles. (…) Mi primera gran victoria del torneo también pasó allí, cuando le gané a Steffi Graf en la final de 1999”.

Luego refirió otros capítulos dolorosos como las declaraciones racistas y sexistas del entrenador ruso Shamil Tarpsichev, quien fuera condenado fuertemente por la Asociación de Mujeres Tenistas y la Federación estadounidense. Este último suceso le permitió darse cuenta que 14 años después algunas cuestiones habían cambiado. No desaparece la discriminación por color de la piel, pero cada día es menos impune.

Al final de su nota, Serena demostró su capacidad para perdonar. “Indian Wells fue un momento crucial de mi historia, y yo soy parte de la historia del torneo igualmente. Juntos tenemos la oportunidad de escribir un final diferente”, rubricó la atleta.

Información de interés:

Serena en cifras

Serena ostenta más de 730 triunfos y alrededor de 120 fracasos en certámenes individuales, con 69 títulos. También ha sido exitosa en la modalidad de dobles, con 22 trofeos ganados. La Williams suma 21 reinados en Grand Slam, a solo uno de su compatriota Steffi Graff y cerca de los 24 que constituyen el récord en poder de la australiana Margaret Court.

Una laureada Venus

Venus, de 35 años, ha logrado 69 triunfos en torneos profesionales, incluyendo siete coronas de Grand Slam.

Continuará…

No hay comentarios:

Publicar un comentario