viernes, 1 de abril de 2016

Tabaquismo e insomnio

Foto: Internet
Autor: Doctor Alberto Quirantes Hernández

Aquellas personas con adicción al tabaco pueden presentar diversas alteraciones en el sueño como es dormir menos horas al día o tener un sueño menos reparador o alterado.


Esto último se refiere a elevadas probabilidades de padecer insomnio.
Un dormir de poca calidad puede afectar las labores diurnas de quienes lo padecen. Pero además, este estado se ha vinculado con enfermedades diversas como es la diabetes, la obesidad y diversas cardiopatías.

Las razones

Se ha considerado la indeseable acción estimulante de la nicotina como el factor más probable en relación a las afectaciones del sueño.

Pudieran existir otros factores capaces de alterar el sueño en los fumadores como es la poca realización de ejercicios o mantenerse despiertos tarde en la noche mirando la televisión.

Las pruebas

Cuando fueron estudiados alrededor de mil 100 fumadores, el 17 por ciento dormía menos de seis horas cada noche y el 28 por ciento confesó tener un sueño alterado.

En mil 200 no fumadores estas proporciones se redujeron a un siete y un nueve por ciento respectivamente.

La investigación fue realizada en la Universidad de Medicina de Berlín-Charite, en Alemania y publicada en la revista Addiction Biology, y los investigadores consideran al tabaquismo como la causa principal de estas diferencias, especialmente por los efectos de la nicotina.

Hay solución

Existen otras investigaciones donde ha quedado demostrada la mejoría en la calidad del sueño cuando se abandona la adicción al tabaquismo. Esto constituye otra buena razón para dejar de fumar, pues no hay nada más grato que un sueño reparador.

En Cuba

En las proyecciones de la salud pública se plantean cinco propósitos con sus metas a alcanzar. Como primer propósito, se encuentra reducir en un 40 por ciento la prevalencia de fumadores en la población cubana. En segundo lugar se plantea reducir la prevalencia en los adolescentes que han consumido cigarrillos alguna vez, tomando como línea de base un 25 por ciento. El tercero se refiere a los profesionales de la salud y lograr reducir en un 60 por ciento la prevalencia de fumadores, mientras que el cuarto y el quinto están dirigidos a reducir en un 12  y hasta un 20 por ciento el tabaquismo pasivo y la iniciación global en el grupo de 20 a 24 años, respectivamente.

El Programa Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo y su plan de acción integral contempla los lineamientos para igual período, reflejando iguales propósitos, metas, estrategias y acciones que permitirán obtener tales resultados.

Existen muchos motivos para dejar de fumar, pero  la idea de dormir mejor también podría ser una gran motivación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario