viernes, 15 de abril de 2016

La otra gran guerra europea



Foto: marca.com
Autor: Michel Ortega de Armas
Ya se conocen los duelos reservados para las semifinales de la Champions League, donde el gran ausente entre los cuatro grandes del Viejo Continente resulta el campeón de la pasada campaña, el Barcelona.

Por segundo año consecutivo el sorteo resulta benévolo con el Real Madrid, que enfrentará al menos fuerte en apariencia de los tres posibles candidatos: el Manchester City. En tanto el otro pareo enfrentará al Atlético de Madrid y el Bayern Munich.

Una vez más se escucha en los pasillos y se lee en comentarios en varios sitios de internet sobre la posibilidad de amaño para favorecer al club de Concha Espina, que ha esquivado en rondas anteriores a oponentes de espanto, para trazar su camino a base de Roma, Wolfsburgo y ahora el cuadro citizen.    
No es mi trabajo hacer ahora de abogado del diablo y tampoco meto la mano al fuego con tantos escándalos en el mundo del deporte, y específicamente en el fútbol; pero lo cierto es que el aparente rival “fácil” de la pasada campaña para los merengues, la Juventus, a la postre terminó discutiendo el título de poder a poder con el Barcelona. 

Independientemente del mal paso del Manchester City por la Premier League esta temporada, el conjunto dirigido por el ingeniero Manuel Pellegrini posee una de las plantillas más completas de Europa.
Sus armas: una defensa sólida, con centrales bien experimentados y laterales de buen recorrido, con hombres establecidos como Kompany, Otamendi y Zabaleta; un centro del campo que garantiza recuperación y toque de balón al máximo nivel, y de ello se encargan Fernandinho, Yaya Touré, Kevin de Bruyne y David Silva; y una delantera que combina velocidad y goles, a base de Jesús Navas, Wilfried Bony, y su estrella, el argentino Sergio Agüero. El gran ausente de los skyblues será el inglés Raheen Sterling por lesión.
Los recursos del conjunto merengue son harto conocidos, no pienso entrar en detalles aquí, la clave para los dirigidos por Zinedine Zidane estará en el buen funcionamiento de su mediocampo, que ya parece definido por el francés, con el alemán Toni Kroos, el brasileño Casemiro y el croata Luka Modric.
Si en este apartado los blancos consiguen el equilibrio mostrado en las dos últimas grandes exigencias, dígase el Clásico en Camp Nou y el encuentro de vuelta en cuartos de final; entonces será muy difícil para el conjunto inglés detener a una delantera que se muestra en excelente forma, y que lidera una vez más un Cristiano Ronaldo inspirado, a solo un gol de su record para la competencia. Es por ello que debo inclinarme a un favoritismo hacia el club español. 
Mucho más difícil de predecir resulta el otro enfrentamiento entre Atlético de Madrid y Bayern Munich. 

Los colchoneros se han ganado a base de trabajo fuerte y mucho corazón el ser considerados entre los mejores clubes del planeta.
La filosofía impregnada por Diego Simeone se basa en la disciplina técnico-táctica, el esfuerzo elevado a la máxima potencia y la garra hasta en las situaciones más complicadas. Estas enseñanzas ya han rendido su fruto con títulos, pues desde que “El Cholo” está al frente del equipo del río Manzanares ya han ganado la Liga, la Copa del Rey, la Europa League y un subcampeonato de Champions. 

¡Ojo! El Atlético es un equipo a todas luces defensivo, pero con varias armas para marcar gol, pues a las peligrosísimas jugadas a balón parado se le suman la velocidad y calidad de sus hombres al frente, con Antoine Griezmann como referente, Ferreira Carrasco y el reivindicado Fernando Torres.
Sin embargo, si existe un equipo con suficientes variantes ofensivas para vulnerar el arco de Jan Oblak, ese es el Bayern Munich.
Los alemanes son en mi opinión, junto al Barcelona los dos conjuntos con más armas de ataque.
La velocidad de Douglas Costa y Arjen Robben, la visión de Franck Ribery y la presencia de área de Robert Lewandowski y Thomas Muller hacen de los bávaros un club que mete miedo, pues además se dan el lujo de tener suplentes de la talla de Mario Gotze y Kingsley Koman.
Para el plantel de Pep Guardiola las claves estarán en poder quebrar el tremendo muro defensivo contra el que ya se estrelló el Barca, y al mismo tiempo mostrar solidez en su propia parcela de atrás, pues es ahí donde se concentran sus mayores bajas por lesión.    
Los partidos de ida de las semifinales serán el 26 y 27 de abril, en Manchester y Madrid, y los de vuelta el 3 y 4 de mayo en la capital española y Munich respectivamente.  
Una Europa League de infarto
Foto: marca.com
No menos atractivas deben mostrarse las semifinales de la Europa League, después de la noche mágica vivida ayer, con dos choques de infarto.
El Liverpool se ganó su pase con una remontada espectacular frente al Borussia Dortmund, que según un curioso video hizo levantar en Anfield Road hasta personas en silla de ruedas.
Tras estar perdiendo 3-1 en la segunda mitad y obligados a ganar, los red devils se apoyaron en los goles de Coutinho, Sakho y Dejan Lovren, este último in extremis para llevarse la eliminatoria; en un encuentro que ya contaba con el morbo de enfrentar al actual técnico de los de Merseyside Jürgen Klopp, con su anterior conjunto.
Los ingleses enfrentarán ahora al Villareal, que no tuvo en el Sparta de Praga un rival demasiado complicado.
El otro encuentro de gran tensión fue el que enfrentó a los españoles Athletic de Bilbao y Sevilla. Donde los andaluces consiguieron mantenerse en la lucha por defender su corona, a pesar de caer en tiempo reglamentario por 2-1. Este marcador dejaba un global de 3-3 que obligaba a jugar el alargue y también los penales, donde los de Unai Emery no cometieron errores, por uno los de Ernesto Valverde.
El rival de los de Nervión será el Shaktar Donetsk ucraniano, que despachó en cuartos al Sporting Braga. 
Los partidos de ida se jugarán el 28 de abril en Villareal y Donetsk, y los de vuelta, el 5 de mayo en Liverpool y Sevilla.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario