martes, 12 de abril de 2016

Humanidad ante lo mío primero


(Foto: realidadsm.com.ar)

Autor: Javier Acosta Elejalde

El egoísmo no debería ser la aguja magnética que guíe nuestra existencia ni la cualidad que nos identifique.


Sin embargo, son repetidos los momentos en que dimos de lado a alguien necesitado, negamos el asiento a una mujer embarazada, o que nos importó más nuestra comodidad que acudir en socorro de otra persona.

Precisamente, en ocasiones como esas es cuando perdemos los valores que nos hacen humanos y conferimos poder a la ley del más fuerte. Condición que, de prevalecer, lamentaremos en el futuro ante una generación más joven.

Si continuamos, tanto desde lo particular como en lo general, cultivando el pensamiento de “lo mío primero”, la cosecha será la exclusión de cuantos posean alguna condición limitante.

Recapacitemos a tiempo sobre nuestras acciones, pues quienes posponen hoy estarán entre los perjudicados mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario