jueves, 7 de abril de 2016

¡En marcha economía habanera!



Foto: Meana/Tribuna de La Habana
Autora: Caridad Labrada Curbelo


A ritmo de economía en crecimiento, el plan de inversiones de La Habana en el 2016, vaticina cambios que permitirán mejorar las condiciones de vida de la población capitalina en los próximos meses.

Destaca el esfuerzo realizado por los gobiernos locales, en función de elevar la exigencia y el control a los Organismos de la Administración Central del Estado y a los Consejos de la Administración, en su competencia como inversionistas centrales para garantizar la continuidad de labores de construcción,  pavimentación de algunas calles y avanzar en los planes de la vivienda.

Al respecto, cabe destacar la aprobación de los objetivos y el plan de actividades de los órganos locales del Poder Popular para este año y los lineamientos de las comisiones de trabajo precisados durante la asamblea plenaria realizada en el Centro de Convenciones de Cojímar, en el este de la capital cubana.    

La adquisición de equipos para Salud Pública, Transporte, Vivienda y Comunales, así como también 90 ómnibus y 100 que deberán ser reparados, son añadidos a las buenas noticias de mejoramiento material en las obras de viales y reparación de otros 10 hospitales, según trascendió también en el trabajo en comisiones de la Asamblea Provincial del Poder Popular.

No obstante, es necesario aún jerarquizar la atención integral al proceso inversionista, tal y como aparece en el Lineamiento 119 del Partido y la Revolución, en el cual se insiste desde la concepción hasta la evaluación de los resultados, aspecto muy debatido hoy debido a la calidad de las obras que se ejecutan y a la administración de los recursos destinados a esos fines.

Entre la ciudadanía lo más polémico resulta las muchas veces deficiente labor de pavimentación de las calles, con descuido de las redes hidráulicas y el registro de acueductos, instalación eléctrica, telefónica y del gas, fundamentalmente en zonas de La Habana Vieja y Centro Habana, así como del alcantarillado, con deterioro progresivo de las calles y avenidas en los 15 municipios de la ciudad.

El transporte, la vivienda, el despilfarro del agua, las condiciones higiénico-sanitarias y la disciplina ciudadana para el cumplimiento de las medidas tendientes a eliminar los brotes epidemiológicos, se suman a las tareas cotidianas de seguimiento gubernamental y de las organizaciones políticas y de masas, para asegurar el desarrollo de las políticas públicas de alcance socio-económico sustentable.

Asimismo, el 2016 deberá ser un año de apoyo a la decisión de emplear al máximo los fondos recaudados de la contribución territorial, como impulso importante al aporte de que cada unidad presupuestada asuma los gastos y pagos en su correspondiente año fiscal, en función del desarrollo local y comunitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario