miércoles, 6 de abril de 2016

El Partido Comunista de Cuba: valor de la ideología

Logo VII Congreso PCC. Foto: Radio Rebelde
Autor: Lino Lubén Pérez/Agencia Cubana de Noticias (ACN)

El I Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) inició sus sesiones solo 16 años después del triunfo de la Revolución Cubana, un tiempo relativamente breve dedicado a enfrentar la persistente embestida gubernamental norteamericana, cuyo bloqueo económico, comercial y financiero llega hasta nuestros días.


Desde entonces, la ideología y la unidad constituyen elementos esenciales para contrarrestar la agresividad del belicoso vecino y también para reafirmar el rol de la organización política como rectora de la sociedad.

Las deliberaciones de su primera edición transcurrieron en el teatro Karl Marx, de La Habana, del 17 al 22 de diciembre de 1975, y en el informe central el Comandante en Jefe Fidel Castro incluyó el análisis histórico de la Revolución Cubana.

Además, reflejó el desarrollo económico alcanzado y los avances en educación, cultura, deporte, salud, investigaciones científicas, atención a la infancia, seguridad social, política laboral y sistema judicial, tesis, resoluciones y la Plataforma Programática.

Posteriormente, el Palacio de Convenciones de la capital cubana acogió el II Congreso, del 17 al 20 de diciembre de 1980.

Sus delegados examinaron los resultados del período 1975-1980, las proyecciones con vistas al quinquenio 1981-1985 y las indicaciones generales de la política nacional e internacional; así como corroboraron las directivas económicas para el segundo quinquenio.

Poco después, el X Pleno del Comité Central convocó a la realización del III Congreso, del 4 al 7 de febrero de 1986, con la particularidad de hacerlo en dos partes.

Una de ellas en el referido mes, y la otra a finales de noviembre y los dos primeros días de diciembre del propio año, con el objetivo de promover el debate popular sobre el nuevo proyecto de Programa del PCC.

El Palacio de Convenciones de La Habana sirvió de sede a sus debates, que reflejaron el trabajo realizado en el cumplimiento de las directivas del quinquenio.

Sobresalieron los logros en el desarrollo económico y social de la Isla, en el nivel de vida de la población, las tareas de la defensa de la Patria y el fortalecimiento de la conciencia revolucionaria.

Por primera vez, una reunión de semejante naturaleza salió de la capital y se efectuó en la ciudad de Santiago de Cuba: el IV Congreso, del 10 al 14 de octubre de 1991.

A la sazón, el país se adentraba en la situación más difícil que había conocido el proceso revolucionario cubano, definida como Período Especial.

Una demostración palpable fue el hecho de que el máximo líder de la Revolución lo calificó como “El Congreso en Armas”, en su discurso inaugural por la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y el derrumbe del socialismo en Europa del Este.

Los delegados evaluaron las medidas implementadas por el proceso de rectificación, entre ellas, las relacionadas con el combustible y los equipos para las importaciones en general, tras el propósito de resistir y continuar el avance.

El V Congreso tuvo lugar del 8 al 10 de octubre de 1997 en el Palacio de Convenciones de La Habana.

“Este pueblo, este Partido, jamás entregarán su unidad”, fue su lema central en alusión a las excepcionales condiciones impuestas por un doble bloqueo, a pesar de lo cual, nuestro pueblo preservará la cosas más sagradas, aseguró Fidel Castro.

Consecuentemente, se aprobó la Resolución Económica para enfrentar el Período Especial y tuvo en cuenta el agravamiento del bloqueo de Estados Unidos.

Trece años después, en noviembre de 2010, el General de Ejército Raúl Castro convocó al VI Congreso y reiteró la necesidad de consultar con la población el proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Sus discusiones tuvieron lugar del 16 al 19 de abril en el Palacio de Convenciones.

Apenas dos años más tarde sesionó en ese mismo lugar la I Conferencia del PCC, los días 28 y 29 de enero.

Los asistentes coincidieron en su Documento Base, dirigido al perfeccionamiento del trabajo del Partido en la actual coyuntura y en los próximos años, como vía de garantizar, en indestructible unión con el pueblo, la continuidad e irreversibilidad de nuestro socialismo.

El XI Pleno del Comité Central convocó en 2015, para el 16 de abril de 2016, al VII Congreso.

La magna cita del Partido Comunista de Cuba evaluará el cumplimiento de los acuerdos del VI Congreso y la I Conferencia Nacional, precisará el camino para continuar el perfeccionamiento del modelo económico y social cubano y elegirá a los integrantes del Comité Central.

No hay comentarios:

Publicar un comentario