lunes, 4 de abril de 2016

Efectividad de los sistema salariales en la mira del balance anual del Sindicato de Industrias


Diseño: Gilberto González García
Autor: Lázaro Pérez Barcelona

Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y del Consejo de Estado, dedicó varios minutos a reflexionar sobre temas medulares de la vida laboral en el balance anual del Sindicato Nacional de Trabajadores de Industrias (SNTI), que sesionó el pasado 2 de abril en la empresa Transimport de la provincia de La Habana.


Sobre la base de lo relatado en el informe central, presentado al plenario, y de las intervenciones de varios secretarios de los burós provinciales, Valdés Mesa se refirió a las condiciones reales por las que atraviesa el sistema salarial en Cuba.

En los dos años de implantada la Resolución 17, dictada por el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social, señaló el miembro del Consejo de Estado, hubo un notable avance de la eficiencia de la empresa estatal socialista. Se redujeron las empresas con pérdidas, el salario medio creció entre dos a tres veces como promedio, fue notable el aporte al producto interno bruto en el año 2015 y, lo más importante, creció el pago salarial por artículos producidos.

Agregó que a partir del primero de abril entró en vigor la Resolución 6, que sustituye a la 17 y corrige varios de los defectos de su precedente. Pero no se debe pensar que con legislaciones universales se arregla en problema de la distribución salarial acorde a las condiciones de las empresas. Ninguna tendrá la capacidad de sustituir las condiciones objetivas y subjetivas de cada centro laboral, menos en Cuba donde existen muchas normas que regulan el salario, algo que se está ordenando pero que requiere de tiempo.

El tema de la doble moneda también ejerce su influencia en las relaciones empresariales, tanto entre las internas como con las externas. El bloqueo, la situación económica mundial y la inestabilidad política internacional, aseguró Valdés Mesa, repercuten en una economía dependiente como la nuestra y por lo tanto en las normas salariales.

“Otro tema no menos importante –continúa el dirigente– y que está en las manos de los que hoy están sentados aquí para resolverlos, lo es la preparación de los dirigentes sindicales en el conocimiento de las legislaciones laborales y, en especial, las referidas a los sistemas de pago. Y está en manos de la empresa reglamentar sus sistemas de pago en correspondencia con la legislación vigente y sus capacidades productivas. Es ahí donde el dirigente sindical tiene el respaldo jurídico para valorar si la gestión administrativa es la más saludable para el colectivo o no. Eso no tiene que esperar por el levantamiento del bloqueo”.

Asimismo, el secretario general del SNTI, Arturo Rodríguez Font, dijo que la participación de los trabajadores en la presentación del plan y presupuesto de la economía para este año, proceso recién concluido, ha evidenciado una mayor madurez política y económica por parte de los dirigentes sindicales y los trabajadores en general. La productividad y el salario por peso agregado bruto manifiestan una tendencia alcista, en este sentido, el apoyo del sindicato a la dirección administrativa, exigiendo competencia y respuestas objetivas, se perfecciona en cada evento de esta naturaleza desde el punto de vista político.

“Respecto a las motivaciones adicionales que despiertan el entusiasmo y sentido de pertenencia de los trabajadores de industrias están: el cumpleaños 90 del líder de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, el aniversario 55 de la fundación de este sindicato, el cercano VII Congreso del PCC, el aniversario 55 de la victoria frente a los mercenario en playa Girón y los aniversarios 55 y 54 de la fundación de la Organización de Pioneros José Martí y de la Unión de Jóvenes comunistas”, agregó el dirigente sindical.

Informó que este año se avizora como un año exitoso desde el punto de vista productivo, si se tiene en cuenta que la modernización del gigante siderúrgico José Martí de La Habana (Popularmente conocida por Antillana de Acero) es un hecho tangible, como lo es también su entrada en producción, además, las materias primas para producir nuestros renglones están garantizadas.
El sistema de industria está estructurado en cuatro organizaciones superiores de desarrollo empresarial (Osde) que son: para la rama metalúrgica el Grupo Empresarial de la Industria Sideromecánica (Gesime); para la industria ligera, el Grupo Empresarial de la Industria Ligera (Gempil); el Grupo Empresarial para la Industria Química (Geiq) y el Grupo Empresarial para la Industria Electrónica (Gelect).

“Este sector el comandante Ernesto Che Guevara lo reconoció como la locomotora de todas las industrias pues sus producciones satisfacen las necesidades del resto de las mismas”, afirmó Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), quien al referirse a los preparativos para celebrar, de modo entusiasta y multitudinario, el primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores, reconoció el grado de compromiso de los obreros con este sector de la economía, del cual el Che fue ministro, y el alto número de empresas importantes, inauguradas unas y visitadas, otras por el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz”.

“Abril será el mes de la victoria productiva –agregó Guilarte de Nacimiento–, por lo que para este sector netamente industrial, significa una oportunidad para impulsar el complimiento de los planes económicos”.

También participó en los debates y en la presidencia del balance del sindicato de Industrias, Salvador Pardo Cruz, titular del ministerio del ramo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario