miércoles, 13 de abril de 2016

Anticoncepción y lupus eritematoso sistémico




Foto: Lisandra Chaveco Valdés
Autora: Lisandra Chaveco Valdés

El lupus eritematoso sistémico (Les), es una enfermedad crónica autoinmune, de origen desconocido, que afecta a tejidos y órganos sanos, incluyendo piel, articulaciones, riñones, cerebro, corazón, pulmones y sangre.


Con síntomas, curso y pronóstico variable, se caracteriza por la alternancia de períodos de exacerbación y etapas de remisión, y afecta principalmente a mujeres jóvenes, entre 20 y 40 años, asegura la especialista de primer grado en Reumatología, María del Carmen Blanco.


Las complejidades de la patología, su alta prevalencia en mujeres en plena edad fértil y la exigencia de un embarazo planificado convierten a los anticonceptivos en una práctica fundamental para la salud de las enfermas.


Sin embargo, quienes padecen de Les no pueden utilizar todos las vías de protección disponibles, pues las altas concentraciones de estrógenos asociadas a algunos anticonceptivos hormonales, entre otras condicionantes, suelen desencadenar crisis de actividad de la enfermedad y con ello diversas complicaciones, precisó la experta.


Los métodos de barrera, como los condones masculinos y femeninos son los más seguros para estas pacientes, precisó.


Aunque existen otras técnicas, entre ellas el empleo del diafragma y los espermicidas, los preservativos son los más efectivos en estos casos, teniendo en cuenta las proporciones riesgo-beneficio, acotó
Gabino Arman Alessandrini, especialista en primer grado en Ginecología.

“El uso del diafragma puede provocar anteversoflexión uterina marcada, cistocele, prolapso genital, malformaciones vaginales y sus efectos contra las infecciones de transmisión sexual virales, como la producida por el virus de inmunodeficiencia humana (Vih), son inciertos”, advirtió el funcionario del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública.

Para la doctora Blanco, los dispositivos intrauterinos o Diu de cobre, el más empleado en Cuba, a pesar de su efectividad en la prevención de embarazos, no es recomendable en mujeres con Les.


“La sensibilidad de la mucosa de las enfermas, las amplias posibilidades de sangramiento y la aparición de infecciones frecuentes”, llevan a desestimar su uso ante la presencia de la patología, argumentó.


Por su parte, la administración de anticonceptivos hormonales orales (combinados,o solo de progestágenoendosis bajas y medias) está contraindicada en estas pacientes por los riesgos que supone para su estabilidad, aclaro la master en
Medicina Bioenergética Natural y Tradicional.

Asímismo, las mujeres con anticuerpos antifosfolípidos positivos presentan un alto riesgo de trombosis arterial y venosa si consumen las conocidas píldoras anticonceptivas, concluyó la reumatológa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario