domingo, 24 de abril de 2016

ACE: opción gratuita y sin riesgos para la salud


Fotos: Internet

Autora: Lisandra Chaveco Valdés

La anticoncepción de emergencia (Ace) o intercepción poscoital (conocida como píldora del día después), más que un método anticonceptivo es un derecho y una necesidad de estos tiempos, reconocen varias jóvenes habaneras.



Sin embargo, sus utilidades y disponibilidad aún no son conocidas por muchas cubanas y cubanos en la actualidad. De ahí la necesidad de que se maneje en familia y se divulguen las formas de acceder a él, sin que ello implique una invitación a abusar del método.


Aunque existen diferentes variedades, en Cuba la Ace empleada, consiste en una píldora de progestágeno solo (levonorgestrel) de 1,5 miligramos, disponible, sin costo alguno en la red de hospitales ginecobstétricos y en los consultorios del médico de la familia, aseguró el especialista en primer grado en Ginecología, Gavino Armán.


De acuerdo con el funcionario del departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública (Minsap), también existen blísters de dos pastillas de 0,75 miligramos, las cuales pueden ingerirse juntas, en una dosis única, o en un intervalo de 12 horas de diferencia.


Este método puede prevenir hasta el 75 por ciento de los embarazos no deseados, por tanto evita sufrimientos, protege la salud de las mujeres y disminuye las tasas de aborto casi al 50 por ciento, refirió el experto.


Su máxima eficacia depende de la inmediatez de su uso, preferiblemente dentro de las 24 horas siguientes al coito desprotegido, rotura del condón
o el fallo del método anticonceptivo habitual, hasta las 72 horas posteriores y con un plazo límite de 120 horas o cinco días. La efectividad desciende con el paso del tiempo, precisó el doctor Armán.

“Su efecto impide la ovulación y en algunos casos la fecundación y anidación del espermatozoide en el óvulo, de ahí que no son abortivas”, aclaró el especialista.


Además, no es necesario conocer los antecedentes clínicos de la paciente para indicar su uso, pues no posee contraindicaciones, no interfiere con otros fármacos y mucho menos, afecta
la fertilidad de la mujer, aclaró.

“Aun así, es importante que la usuaria tenga en cuenta algunos efectos secundarios para los que deberá estar preparada. Los más usuales incluyen fatiga,
nauseas, dolor abdominal, cambios en el sangrado de la menstruación, dolor de cabeza y con menos frecuencia, vómitos”, explicó el facultativo.

Otra desventaja del método es que no protege contra las enfermedades de transmisión sexual y el Virus de Inmunodeficiencia Humana (Vih), agregó.

No obstante, ante la consumación de un embarazo, su administración no representa una contraindicación en términos de seguridad, ya que no existe daño para la mujer, el curso de su embarazo, o del feto, explicó.

Píldora del día después.

No hay comentarios:

Publicar un comentario