sábado, 5 de marzo de 2016

Por un mejor servicio, ágil, de calidad y buen trato


Virginia Mariño, presidenta de la
Junta Directiva de Kalinka.
Foto: Lázaro Pérez Barcelona

Autor: Lázaro Pérez Barcelona



Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba y Vicepresidente del Consejo de Estado, valoró recientemente en ocasión del balance de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) de La Habana de positiva la integración de las formas de trabajo no estatales como una medida que llegó para quedarse.




Una mirada al desempeño de la Cooperativa No Agropecuaria Kalinka, ubicada en la calle Galiano esquina a San José, municipio de Centro Habana, permitió comprobar la validez de tal afirmación.



En la unidad laboran 36 socios y su misión es ofrecer servicios de peluquería, barbería, manicure, masajes, entre otros servicios de belleza y según ponderó Virginia Mariño Guerra, presidenta de la junta directiva, en los cinco meses de creada la cooperativa son muchos los beneficios que recibe el colectivo laboral, entre ellos el crecimiento del ingreso salarial y las condiciones de vida, por solo citar dos ejemplos.



Para conocer la integración de esta forma de trabajo no estatal a la vida social y política del país, nada mejor que conversar con el secretario general de la sección sindical José Antonio García Beltrán.

            

En correspondencia con lo trazado por la emulación socialista los sindicatos tienen establecido el reconocimiento moral y material a los que más y mejor aportan a la economía, a la defensa de los trabajadores, al desarrollo de la ciencia y la técnica y a la lucha contra el delito. ¿Cómo se aplica este concepto en el caso de una forma de trabajo no estatal?



“De acuerdo al trabajo sindical que desarrollamos, fuimos reconocidos entre las 20 mejores secciones sindicales del territorio, por ese resultado me escogieron como delegado a la conferencia del sindicato municipal de Centro Habana. Nuestra organización de base se ocupa de la atención a sus afiliados, tanto con la preparación de una actividad festiva como movimiento social que une al colectivo, como la atención al enfermo con visita al lugar donde esté, y la ayuda que podamos aportarle. 



“Por ejemplo, en los primeros meses del año se cumple con el compromiso del pago de la cuota sindical y del aporte para la defensa de la Patria. Como la mayoría de los asociados son mujeres (32) el Día Internacional de la Mujer celebraremos el acontecimiento con una actividad que se efectuará el domingo posterior al 8 de marzo para no afectar la jornada laboral”.



¿Cómo aprecia usted el cambio de sistema empresarial, o sea de la estatal a la no estatal?



“Ahora tenemos muchos beneficios y ventajas, como dejamos de ser una entidad presupuestada por el Estado, han crecido las posibilidades de adquirir los productos que necesitamos sin trabas burocráticas.



“La gestión de la junta administrativa también tiene que ser más efectiva porque ahora el salario depende de lo haga el asociado, claro esto igualmente nos obliga a prestar un servicio de buena calidad para que el clienta regrese. Por otro lado, está el tema de los precios los que siempre tratamos que sean los más asequibles en correspondencia con los gastos y responsabilidades fiscales que ahora debemos cumplir”.



Según sus palabras el colectivo trabaja cohesionado, tanto desde el punto de vista administrativo como social. A pesar de ello ¿qué reclamos debe atender el sindicato?



“Como todo en la vida, no estamos ajenos a que existan inconformidades, preocupaciones o necesidades. Acá todos deben aprovechar al máximo la jornada laboral, si alguien se queda atrás reiteradamente o sin una justificación convincente ese es un tema que se lleva a la asamblea para practicar un análisis democrático.



“Asimismo, el sindicato tiene que velar por la legalidad de los contratos porque por esta vía el asociado goza de varios beneficios si se firman como es debido, en fin el sindicato juega en este sistema su papel, pudiera citar otros ejemplos, pero creo que con estos se puede tener una idea de la importancia de estar sindicalizados”.



De acuerdo a los resultados de esta forma de trabajo no estatal todos ganan, la administración, el trabajador y el cliente, pues el uno ve crecer las utilidades, el otro el aumento en dos o tres veces el salario medio, y el usuario recibe un mejor servicio, ágil, de calidad y buen trato.



Esta sección sindical es atendida desde el punto de vista metodológico y político por el  comité del sindicato de los Trabajadores del Comercio, la Gastronomía y los Servicios de Centro Habana, organización que cuenta con nueve cooperativas no estatales con más de tres mil 500 asociados. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario