lunes, 29 de febrero de 2016

Comprometidos dirigentes sindicales de La Habana en perfeccionar su desempeño


Foto: Archivo Radio COCO

Autor: Lázaro Pérez Barcelona

“El funcionamiento sindical lo ha identificado la dirección de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) como la tarea más estratégica a transformar, a partir de la integración de cada uno de los elementos que la componen y su impacto en el resultado del trabajo”, expuso Luis Manuel Castanedo Smith, secretario general de la organización de masas en La Habana, al presentar el informe central de la asamblea de balance del año 2015.


En ese sentido se le dedicó especial atención a revisar el funcionamiento de los organismos de dirección de la CTC municipales por su papel de controlar y fiscalizar dicha actividad, y del sindicato a ese nivel por su responsabilidad de orientar, controlar, participar y evaluar el funcionamiento de las secciones y buros sindicales, eslabones básicos del accionar del sindicato en los colectivos laborales.

Ulises Guilarte de Nacimiento, secretario general de la CTC, señaló que el funcionamiento sindical no aporta nada si solo se mide por el desempeño de la vida orgánica, en vez de por su capacidad de representar, orientar, movilizar y defender los intereses de los trabajadores.

Apuntó que el problema del país es económico y en ese empeño el sindicato tiene la capacidad de encausar a la masa de trabajadores por alcanzar resultados productivos y de servicios superiores, si se tiene en cuenta que todavía existen reservas productivas en los colectivos.

Reconoció que La Habana experimenta una consolidación del trabajo sindical, un avance y que muestra un sistema de trabajo dirigido a elevar gradualmente los niveles de  liderazgo del dirigente sindical, lo cual es importante pues la capital significa el 20 por ciento de la fuerza de trabajo del país, es decir que si en esta el sindicato marcha mal afecta al resto del país, y en este tema del accionar de los cuadros es crucial. 

También señaló que al sindicato no se llega para buscar empleo, sino con el sentimiento de luchar, de ser un servidor de un bien público, de representar al colectivo de obreros a cualquier precio.

Varios cuadros y dirigentes sindicales, incluidos los pertenecientes al sector no estatal  expusieron sus experiencias en el encausamiento del funcionamiento sindical en sus radios de acción y las transformaciones ocurridas en la actitud de los trabajadores, a diferencia de aquellos lugares donde todavía el dirigente se autovalora como un empleado de la administración y no como el jefe político del colectivo que es.

Se conoció que ya el 29 por ciento de la fuerza laboral del país está ubicada en el sector no estatal, cifra nada despreciable, en una actividad que debe crecer y en la cual el sindicato está llamado a jugar un rol diferenciado.

El tema de la participación de colectivos laborales en las tareas de higienización y lucha antivectorial fue resaltado como una muestra de la capacidad del sindicato para movilizar a los trabajadores.

Otro aspecto evaluado en el encuentro y abordado como esencial para lograr el funcionamiento de la CTC, fue la capacitación del dirigente, pues si se desconocen las normas jurídicas que gobiernan el quehacer sindical, mal se podrá dirigir al colectivo de trabajadores y menos aún representarlos y defenderlos.

Por su parte, Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba, expresó que sintió satisfacción de haber compartido con los dirigentes sindicales de la capital los temas abordados en este balance, así como apreció que se está avanzando.

Asimismo, afirmó que por la calidad de las intervenciones uno tiene la impresión de que está en otro nivel de desarrollo; el informe presentado es distinto, aseguró, muy bien conceptuado, los conceptos están claros, enfoca exactamente lo que está bien y lo que debe transformarse.

Sobre el pago por resultados refrendado en la Resolución 17 aclaró que Cuba debe seguir avanzando en el tema de ser más exportadores que importadores, tanto en los servicios como en las producciones, pero que con el impacto de la economía mundial, a lo que se suma el bloqueo que no permite usar el dólar en las transacciones comerciales, se presenta una inestabilidad y devaluación de la moneda que incide en los precios de los productos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario