lunes, 9 de febrero de 2015

Tesis de doctorados en ciencias a favor de la sociedad

Doctor Leopoldo Hidalgo, investigador del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria.
Foto: Teresa Valenzuela
Autora: Teresa Valenzuela

Los doctorados proporcionan habilidades para la búsqueda de soluciones originales a problemas científicos y tecnológicos de alta complejidad a través de la investigación, la innovación y la aplicación de métodos y herramientas para argumentar y demostrar el alcance y la validez de esas soluciones.


Un ejemplo de lo anterior es la tesis del Doctor en Ciencias Leopoldo Hidalgo Díaz, investigador del Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria titulada: Investigación y Desarrollo del hongo Poponiaclandiscoria como agente de control microbiano de nemátodos.

“Trata sobre el desarrollo de un hongo, un microorganismo que habita en el suelo y que controla los huevos de nematodos - pequeños gusanos que dañan las raíces de las plantas de cultivos como las hortalizas, zanahorias y remolachas-. Son plagas agrícolas que ocasionan la muerte de la planta o merma de manera sustancial su rendimiento”- afirma categóricamente el científico-.

Usualmente se usa para esos fines el bromuro de metilo que es un gas que se aplica en cultivos protegidos y la producción de tabaco, pero afecta la capa de ozono.

El también subjefe del Departamento de Relaciones Internacionales y Negociaciones de esa entidad agregó, que tras una extensa investigación, se obtuvo un producto biológico para el control de esa plaga de forma natural, y así se redujo la utilización de químicos que son altamente tóxicos.

“Está registrado en el país, se produce a pequeña escala y constituye el resultado más importante de la tesis”-dice con orgullo-.

Dijo también que la gran insatisfacción es no disponer de los recursos necesarios para hacer el escalado de esta producción con vistas a satisfacer la demanda del país.

No obstante, esas limitaciones -señaló-, está presente en algunas unidades, como es el caso del organopónico-vivero del habanero reparto de Alamar, en la Habana del Este de referencia nacional, que lo utiliza con óptimos resultados desde hace más de 10 años.

Asimismo se emplea con éxito en otras producciones protegidas de hortalizas, en la empresa de cítricos de Jagüey Grande, Matanzas, que tiene producciones de cultivos protegidos y en Nueva Paz, provincia de Mayabeque, entre otros territorios.

No caben dudas que la formación de doctores puede constituirse en motor para el avance de la ciencia en función del desarrollo económico y social del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario