viernes, 7 de noviembre de 2014

Voto parlamentario a la eficiencia

Autor: Caridad Labrada Curbelo

Marta Hernández, presidenta del máximo
Órgano de Gobierno en La Habana
(Foto: granma.cu)
 
Con la unánime certeza del irrevocable avance de la implementación de los lineamientos del Partido y la Revolución, por un Socialismo próspero y sostenible, concluyó en La Habana la séptima sesión ordinaria de la Asamblea Provincial del Poder Popular.


El debate se centró en el tema de la economía y el lamentable incumplimiento de algunos de los planes de producción que, por negligencia humana en el control y planificación de los recursos, afectó a la población capitalina, a lo que el miembro del Buró Político Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba exhortó: “Aplicar severas medidas disciplinarias, en cada caso”.
Por su parte, Marta Hernández, presidenta del máximo Órgano de Gobierno en La Habana, se refirió a la ineficiencia económica y a su repercusión popular, de acuerdo a la actual oferta y demanda de productos y servicios, además de señalar otras faltas en el Plan de Circulación Mercantil y lo que recaba la gastronomía tradicional.

La capital aporta más del 43% del PIB nacional y el ritmo de crecimiento anual promedio de ese indicador está por encima del 10% desde 1995, razones para la valoración del presupuesto económico del Gobierno provincial, dirigido una vez más, a incentivar el desarrollo de proyectos locales, conducidos por los Consejos de la Administración Municipales, en especial los referidos a la producción de alimentos.
Tal y como indica la resolución aprobada durante el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en abril de 2011, se trata de potenciar estrategias de trabajo para el autoabastecimiento de los 15 municipios habaneros, favorecer el desarrollo de las mini-industrias y centros de servicios, donde el principio de auto sustentabilidad financiera es el elemento esencial que debe armonizar con los objetivos del plan de la economía nacional.
Cabe destacar la esencial importancia de La Habana por la existencia de los centros de administración política y económica del país, donde además son disímiles las industrias: alimentaria, farmacéutica, biotecnológica, ligera, pesca, textil, refinería de petróleo, fábricas de cigarros y tabacos, así como también la siderúrgica y el mayor puerto de la isla, provisto para la carga y descarga de mercancía.

Conforme al modelo actual de gestión económica, en la magna cita capitalina se recalcó la necesidad de mayor exigencia en el cumplimiento de la ética de las entidades y sus jefes, para fortalecer el sistema de control interno, además de lograr los resultados esperados en los planes productivos, con más eficiencia, orden, disciplina y acatamiento absoluto de la legalidad.
Tal y como expusiera el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en ocasión del X Período Ordinario de Sesiones de la Séptima Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, es preciso rechazar el inmovilismo, la superficialidad y la improvisación, por lo que el modelo económico cubano se empieza a adentrar en cuestiones de mayor alcance, complejidad y profundidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario