sábado, 15 de noviembre de 2014

Propiedades de algunas plantas

Foto: Internet
Autora: Zoila Lorente
Un estudio realizado concluyó que tanto el perejil como el ajo contienen una mayor capacidad antioxidante que los suplementos de vitaminas A, E y C que se expenden de manera farmacológica.
El perejil y el ajo tienen mejores efectos antioxidantes y hasta hepatoprotectores en comparación con una mezcla de vitaminas antioxidantes, debido a su composición química, el perejil podría ser utilizado para prevenir la hepatotoxicidad (daños al hígado) que es generada por algunas drogas como el paracetamol.

El sistema de defensa antioxidante  previene enfermedades crónicas no transmisibles como la artritis reumatoidea, enfermedad de Alzheimer, diabetes mellitus.
Debemos incrementar en nuestra dieta diaria alimentos de origen vegetal como frutas y verduras, con incidencia en el perejil y el ajo, y hay que hacerlo desde temprana edad, no esperar a los padecimientos.
Los especialistas recomiendan controlar la excesiva generación de radicales libres en el organismo, pues son sustancias tóxicas que desencadenan las enfermedades antes mencionadas.
Evitemos ingerir con exceso algunos medicamentos, y peor aún, sin prescripción médica, generadores de estos radicales tales como el paracetamol, de venta libre y usado.
El perejil tiene mayor capacidad antioxidante que la chicha morada, lo cual ratifica su enorme potencial en beneficio de la salud pública.
La Moringa es conocida como la planta de los mil usos y una de sus propiedades más impresionantes es que ninguna de sus partes tiene desperdicio, con empleos que van desde el industrial, consumo humano y animal, aplicación medicinal y hasta la protección del medio ambiente.

La Moringa Oleífera es oriunda de las zonas áridas, semiáridas de Asia, África y Madagascar, y tiene su origen en Arabia y la India, según la literatura.

Desde el punto de vista médico, algunos atribuyen a esta planta propiedades curativas para combatir 300 enfermedades como la diabetes, ictericia, hepatitis, hipertensión, cáncer, artritis, cólera, conjuntivitis, escorbuto, anemia, próstata, y otras muchas.

El anamú es una hierba en infusión como antiespasmódica, diurética, estimulante y sudorífica, analgésico local y antiinflamatorio en diversas afecciones de la piel, y se emplea contra la artritis, la malaria, el reumatismo y problemas de la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario