viernes, 19 de septiembre de 2014

Comienza ¿el mayor espectáculo?



Autor: Omar Muñoz Álvarez

La edición número 54 de la Serie Nacional de Beisbol comenzara mañana sábado con el encuentro entre los equipos de Pinar del Rio y Matanzas en desafío que tendrá lugar en el estadio Capitán San Luis, sede del conjunto pinareño.

Ávida está la afición cubana de disfrutar del campeonato nacional de pelota, durante mucho tiempo el mayor espectáculo deportivo del país pero… ¿seguirá teniendo nuestra temporada beisbolera los atributos que antaño permitieran calificarla de esta manera? Este comentarista piensa que no y estas son las consideraciones en que se basa la afirmación.

Un total de 16 conjuntos en lidia, demasiados para las actuales condiciones económicas del país, un calendario competitivo donde se eliminan ocho selecciones en 45 partidos sin tiempo para recuperarse de una mala arrancada y no se garantiza la paridad de jugar cada equipo con el rival de turno la misma cantidad de choques como visitantes y como anfitriones.

 Hay más, el éxodo de jugadores de primer nivel ha dejado el torneo sin algunas de las figuras que en ediciones anteriores eran seguidas por la afición y arrastraban público a los estadios y esto ha acrecentado la diferencia de calidad entre las novenas participantes; no se acaban de resolver los problemas del picheo, con números generales no acordes a un torneo de primer nivel y siguen manifestándose las tradicionales deficiencias a la defensa, aspectos estos que se pudieron constatar en los campeonatos provinciales celebrados, torneos estos en su gran mayoría de corta duración.

Agréguele a todo lo anterior que en esta temporada, después que arranque, el evento se realizarán tres paradas. Se las enumero, desde el 4 de noviembre hasta el 5 de diciembre, a continuación desde el 28 del último mes del año hasta el 4 de enero del venidero 2015 y la última del 22 de enero hasta el 13 de febrero. Con tantas paradas y arranques los cuerpos de entrenadores de cada novena tendrán que ser magos para tratar de mantener un rendimiento parejo y estable por parte de sus jugadores.

Y por si fuera poco, los atletas que intervienen en estos momentos en la Liga Profesional de Japón no podrán participar con sus conjuntos en la primera fase del campeonato ¿Qué pretensiones tendrá Granma sin poder contar con un pelotero de la talla de Alfredo Despaigne o Santis Spiritus sin Cepeda. Creo que son elementos suficientes para responder la interrogante que da título a este trabajo. La Serie Nacional necesita de un cambio radical y yo tengo mi propuesta, pero esta será tema para un próximo encuentro con mis amigos lectores. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario